Información sobre vivienda y economía

El 55% de las empresas del sector inmobiliario prevé un impacto severo de la recesión en su negocio

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Las previsiones sobre el golpe que supondrá la recesión económica provocada por el coronavirus en el tejido empresarial siguen de mal en peor. Según un informe de Intrum, las empresas españolas son las más pesimistas de toda Europa.

Según sus datos, más de la mitad de las compañías domésticas prevé que la contracción del PIB que se avecina tras el covid-19 supondrá un duro golpe para su negocio, el porcentaje más elevado de los países europeos analizados.

El Informe Europeo de Pagos de Intrum recalca que “el 54% de las empresas españolas encuestadas prevé que la recesión tenga graves consecuencias para su organización, 16 puntos por encima del promedio europeo y 24 más que grandes economías como nuestros vecinos galos. Tal era el pronóstico negativo de las empresas españolas que 3 de cada 4 encuestadas ya preveía durante la pandemia la entrada inminente de España en una recesión”.

Las cifras muestran que solo otros cuatro países registran un porcentaje superior al 45% (Polonia, Portugal, Suiza y Alemania), mientras que el promedio comunitario se sitúa en el 38%. Al otro lado de la tabla se encuentran Bélgica, Grecia, Irlanda y Países Bajos, donde menos de una de cada cuatro compañías prevé un efecto muy negativo en su desarrollo derivado de la recesión. El caso más destacado es el holandés, donde solo 14 de cada 100 empresas maneja ese pronóstico.

Y dentro del tejido productivo doméstico, las empresas más pesimistas son las vinculadas a la hostelería y el ocio, mientras que las más optimistas son las relacionadas con el sector público.

Como recalca el estudio de Intrum, “a percepción sobre el impacto del declive económico en los negocios no solo varía a nivel internacional, también en las industrias más representativas. En el caso español, las limitaciones gubernamentales para viajar, ir de compras, salir a cenar o realizar actividades de ocio han afectado considerablemente al sector hostelero y de ocio, que supone el 6,2% del PIB español y es uno de los motores de la riqueza nacional”.

En este sector, el más castigado por la crisis del coronavirus, hasta el 73% de las empresas se prepara para un severo impacto de la recesión, lo que le convierte en el más pesimista de las 11 actividades encuestadas. En el caso de las empresas ligadas al inmobiliario y la construcción, el porcentaje se sitúa en el 55%, por encima del promedio nacional y de sectores como el consumo, el industrial o los servicios empresariales. No obstante, el dato refleja mayor optimismo que en el sector financiero (banca y aseguradoras), el transporte y la logística, la energía o la tecnología.

Sector de actividad Empresas que prevé un impacto severo de la recesión en su negocio (en %)
Hostelería y ocio 73
Tecnología, medios y teleco 65
Energía, minería y utilities 65
Transportes y logística 60
Banca y seguros 57
Real Estate y Construcción 55
Servicios empresariales 53
Consumo 50
Farma, medicina y biotecnología 47
Industrial y químico 45
Sector público 33

Preocupación por los impagos y sus consecuencias

Otra de las lecturas que pone sobre la mesa el informe es que los retrasos en los pagos están entre los principales desafíos del sector empresarial en esta etapa de ‘nueva normalidad, una tesis que comparten otros estudios como el publicado recientemente por Crédito y Caución.

Según Intrum, el 92% de las empresas españolas considera que el riesgo de recesión puede afectar a los compromisos de pago de sus clientes, 35 puntos por encima del promedio europeo, que se encuentra en el 57%. En el caso de Alemania, el porcentaje se sitúa en el 68%.

“Ante este escenario, la prevención de impagos empieza a vislumbrarse como algo más necesario que nunca. Especialmente cuando los últimos datos del Banco de España reflejan que las organizaciones podrían contar además con dificultades de financiación.  Ambos supuestos hacen que una de las mayores preocupaciones del tejido empresarial sea la reducción de liquidez que suponen los retrasos en los pagos”, detalla el informe, que añade que el 62% de las compañías españolas afirma que los impagos tienen graves consecuencias en su liquidez, siendo el país europeo al que más le afectan los retrasos en los pagos en este sentido. A España le siguen Grecia (56%) y Polonia (55%), mientas que países como Alemania y Reino Unido superan la media europea (45%) en seis puntos porcentuales.

Por último, y al margen de las consecuencias en términos de liquidez, más de la mitad de las encuestadas (55%) reconoce que los retrasos en los pagos impiden contratar nuevo personal y un 42% asegura que los impagos amenazan su supervivencia, tres puntos más que el promedio europeo (39%).

Según la agencia de calificación crediticia Moody's, más de la mitad de las empresas no financieras españolas a las que analiza corren el riesgo de sufrir una rebaja de rating en un plazo de año y medio, mientras que alerta de un fuerte crecimiento de la tasa de insolvencias.