Información sobre vivienda y economía

El secreto de la impresión 3D: entramos en el increíble laboratorio de I+D de Acciona

Aquí convergen tecnologías como el blockchain, la robótica, la AI (inteligencia Artificial) o la impresión 3D con hormigón y con otros elementos

Autor: Cuántico Visual (colaborador de idealista news)

Los polígonos industriales de las ciudades dormitorio, a veces, esconden tesoros de un valor incalculable. Entre talleres mecánicos y empresas de pintura al por mayor se esconde uno de los espacios secretos mejor guardados de Acciona.  Es el Makerspace, el laboratorio de I+D+i más importante de esta empresa multinacional. Perdido en un parque empresarial de Torrejón de Ardoz y pegado al traqueteo de los trenes de cercanías que acuden cada pocos minutos desde Guadalajara a la capital, en este espacio es donde se desarrolla la innovación digital de esta compañía de infraestructura y energías. Aquí convergen tecnologías como el blockchain, la robótica, la AI (inteligencia Artificial) o la impresión 3D con hormigón y con otros elementos.  Idealista/news ha entrado a descubrir sus avances. Algunos, no son aún publicables.

“Si me preguntas en 2012 ó 2013, nadie había oído hablar de la impresión 3D. Incluso cuando llevamos la primera impresora de plástico a mostrar por los diferentes negocios de Acciona, veíamos las caras de sorpresa porque nadie se esperaba que tú con un filamento de plastiquillo pudieras levantar una pieza y mucho menos si lo haces con hormigón. Pero, lo cierto es que se hace y con ventajas y beneficios.  Tardas menos tiempo, usas menos recursos y cumples calendarios hasta entonces impensables”, reflexiona Carlos Egea, manager del Skill Center de 3D printing de Acciona.

Carlos es el responsable de un equipo reducido de seis , siete personas, no más. Ninguno de sus compañeros llega a los 30. Todos ingenieros.  Tuvieron suerte y no tuvieron que hacer las maletas para buscar trabajo fuera de España. Su futuro está ligado a esta nueva tecnología y a su capacidad para descubrir nuevos fórmulas de construcción. 

Carlos nos ilustra: “En la impresión 3D las tres patas fundamentales son el tipo de material, el diseño y el cálculo y la maquinaria, es decir el software y el hardware, que se va a emplear. La primera pata la tenemos cubierta en Acciona gracias a su experiencia como constuctora. Las dos últimas patas son cosa nuestra. Aquí es donde nos lucimos. El límite está en nuestra imaginación”.

Sin límites creativos

María Rodríguez es una de las primeras ingenieras que entró en el equipo de Carlos Egea. Esta ingeniera estuvo presente en uno de los primero grandes retos a los que se enfrentó este hub: replicar el Arco de San Pedro de las Dueñas para incluirlo en el Museo Arqueológico Nacional.

Se llevó a cabo un escaner 3D de este arco románico de 2,2 metros de alto y una anchura de 3,3 metros para luego realizar una reproducción de la obra en impresión 3D en hormigón.

“Además, escaneamos 30 obras más aparte del arco. Con la impresora 3D hicimos una réplica exacta a la original. Yo no era capaz de distinguir el arco original del impreso por nosotros. De verdad, el acabado era brutal”, asegura la joven ingeniera.

Ya antes, en 2016, este laboratorio de innovación había demostrado su músculo creando el primer puente creado con impresora 3D de hormigón del mundo. “La idea era fabricar algo representativo de la ingeniería civil y no hay nada más representativo que un puente y el reto era fabricarlo en hormigón con la tecnología que en ese momento Acciona estaba apostando por ella. Desde cualquier punto de vista era un reto total. No se había hecho nada parecido”, relata Egea.  

La pasarela peatonal fue ubicada en el parque Castilla La Mancha, en Alcobendas, cerca de la sede principal de Acciona, y ahí sigue decorando el pulmón de esta localidad del norte de Madrid.

La búsqueda de la sostenibilidad

Carlos y sus compañeros insisten en que los avances que se persiguen en este espacio de innovación tienene como prioridad la sostenibilidad y el cuidado con el medio ambiente: “No se trata solo de rentabilizar. Con la impresión 3D usamos el hormigón necesario para garantizar la rigidez del edificio y podemos llegar a ahorrar hasta un 70% de material por lo cual contribuimos con el medio ambiente al contaminamos menos”.

Incluso ya están trabajando con el reciclado de microplásticos en el mar. “Recogemos microplásticos de diferentes puntos de los océanos, los metemos en una impresora 3D y con un aglutinante podemos conseguir imprimir. Por ahora son planchas pequeñas pero estamos trabajando para cubrir espacios más amplios. Para mí es uno de los proyectos más interesantes”, explica María Rodríguez a Idealista/news.

Todos coinciden en que esta fórmula de construcción no es un capricho. Ha venido para quedarse y en un futuro veremos técnicas impensables a día de hoy. “No tardemos mucho en poder mezclar diferentes materiales. Imaginaros un muro que empiezo a construir en hormigón y cuando llega a la ventana imprime en cristal y luego continúa en hormigón. Esto yo creo que sera posible en poco tiempo”, augura Carlos Egea, con una sonrisa en la cara.