Información sobre vivienda y economía

Los edificios más estrafalarios y curiosos que han brotado de la imaginación de los magnates chinos

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Si pudieras diseñar un edificio a tu antojo, ¿qué forma le darías? Cuando el dinero, la ambición y el afán de protagonismo aparecen en la misma fórmula, el resultado en lo que al ladrillo se refiere suele ser una esperpéntica obra de ingeniería aparentemente sacada de una película de ciencia ficción. Y en China, la combinación de factores no hace más que amplificarse hasta el punto de que algunos de estos proyectos merecen estar entre los edificios más feos del planeta.

Los grandes magnates del país del sol naciente han demostrado ser tan ricos como imaginativos. El último ha sido Liu Dejon, fundador de la empresa de videojuegos 'online' NetDragon Websoft y poseedor de una construcción digna de un rodaje: ha invertido la friolera de 97 millones de dólares (unos 87 millones de euros) en levantar una sede para su compañía con la forma de la nave Enterprise de Star Trek.

El edifico es otra prueba de que a los directivos chinos no les importa mucho la opinión de su presidente, Xi Jinping. A finales del año pasado, el mandatario, cansado de tanta abominación y derroche de creatividad, pidió el fin de esta “extraña arquitectura” que tanto abunda en las ciudades. Te presentamos la obra de Dejon y otras que completan el catálogo de rarezas arquitectónicas salidas de la mente de un empresario multimillonario.

La Enterprise china

El fundador de NetDragon Websoft tuvo que pedir permiso a la productora de Star Trek (la CBS) para construir su particular nave Enterprise porque necesitaba que le cedieran los derechos del diseño. El resultado es un gigante de cemento y hormigón de seis plantas, 260 metros de largo y 100 metros de ancho.

Unos ‘pantalones gigantes’

La sede de la Televisión Central de China es otro ejemplo de construcción megalómana. Apodado ‘pantalones grandes’ o ‘calzoncillos grandes’, por su parecido con las prendas, el rascacielos se yergue en la parte más moderna de la ciudad de Suzhou. El área contrasta con las casas y templos de aire tradicional que también alberga la urbe.

¿Te apetece un trago?

Sin embargo, para encontrar una de las construcciones más surrealistas, hay que trasladarse a Yibin, en la provincia de Sichuan. El aspecto del cuartel general de la compañía Wuliangye Yibin deja claro el producto que fabrica la empresa. El edificio tiene forma de botella de Wuliangye, el famoso licor chino obtenido a partir de maíz, trigo y arroz.

Siempre con cobertura

Otro edificio tan explícito como el anterior es el que se encuentra en Kunming, capital de la provincia sureña de Yunnan. Se trata de un enorme teléfono móvil cuyos botones constituyen las ventanas de las oficinas que se ubican en los diferentes pisos. Por si esto no fuera suficiente, una mano emerge de sus laterales para sujetar el falso dispositivo. Algunos lugareños bromean afirmando que debería actualizarse y transformarse en ‘smartphone’.

Una moneda acristalada

El edificio Fangyuan, en la localidad de Shenyang no tiene forma de botella, ni de teléfono, pero con su versión real podrían comprarse ambas cosas. Su nombre significa literalmente ‘cuadrado y redondo’, un apelativo que describe al edificio de oficinas, cuya fachada imita el aspecto de una antigua moneda china.

Los donuts como fuente de inspiración

El arquitecto italiano Joseph di Pasquale es el responsable de otra construcción esférica a la que Homer Simpson seguro querría hincar el diente. Ha diseñado la estructura de un enorme donut de hierro y hormigón asentado en Guangzhou para servir de sede a dos empresas: el grupo Guangdong Hongda Xingye y GDPE Guangdong Plastic Exchange.

Trío de gigantes

El hotel Tianzi, en Pekín, no se queda atrás: considerado en varias ocasiones como el edificio más feo del mundo, esta enorme obra tiene la forma de tres imponentes dioses que observan a los transeúntes desde los cielos.

Dentro de una huevera

También en  Pekín se encuentra la sede de la mayor constructora de China, Soho Group. Las tres moles que la integran se asemejan a enormes huevos unidos por varias pasarelas. La revista Forbes consideró a los máximos responsables de la compañía, la pareja formada por los empresarios Pan Shiyi y Zhang Xing, como los más ricos del país en 2012.

Estos son solo algunos ejemplos, porque por mucho que el presidente intente desalentar a los imaginativos magnates, no parece haber acabado con su afán de dejar una original y millonaria prueba arquitectónica de su legado.