Información sobre vivienda y economía

La réplica del Partenón abandonada que construyó el jefe de policía más corrupto de México

Autor: Redacción

Arturo Durazo Moreno hizo una fortuna con el tráfico de armas, de drogas, la extorsión y los asesinatos por encargo. Pero este pluriempleado delincuente, conocido como ‘El Negro’, no era un criminal cualquiera: entre 1976 y 1982 fue el jefe de Policía de México DF. Su megalomanía le hizo construirse varios palacios, entre los que destaca el Partenón de Zihuatanejo, probablemente el mayor monumento a la corrupción policial del mundo.

Repleto de lujos inimaginables y estatuas de corte clásico, esta réplica del templo ateniense se construyó a finales de los años 70 y cuenta con más de 20.000 m2. La prensa de la época asegura que costó cerca de 700 millones de pesos mexicanos (unos 32 millones de euros), todo pagado con dinero del narco.

Sin embargo, ‘El Negro’ pudo disfrutar poco de su magna obra. El palacio fue clausurado en 1982 por el nuevo presidente de México, Miguel de la Madrid, quien se embarcó en una importante campaña contra la corrupción. Durazo huyó, pero fue apresado dos años después en Puerto Rico.

El Partenón de Zihuatanejo acabó expropiado por la falta de pago de impuestos. Las autoridades intentaron venderlo por una séptima parte de lo que costó, pero ni aun así consiguieron comprador. El final, el inmueble fue donado a la Universidad de Guerrero y ahora se encuentra abandonado.