Información sobre vivienda y economía

Sealand, el país más pequeño del mundo que está en una plataforma marina

El Principado de Sealand / Wikimedia Commons
El Principado de Sealand / Wikimedia Commons

Si piensas que Ciudad del Vaticano es el país más pequeño del mundo, estás equivocado. Sealand, oficialmente Principado de Sealand, una plataforma marina de 550 m2, que no suele exceder los 5 habitantes de población, ubicada a 10 kilómetros de la costa de Suffolk, Reino Unido, es considerada internacionalmente como micronación y su forma de gobierno es la monarquía parlamentaria hereditaria.

Su historia comienza en 1942, cuando la Royal Navy (Marina Real británica) construyó la plataforma marina Roughs Tower como parte de las Fortalezas Marinas Maunsell para defender el país de los Nazis. El fuerte está compuesto por una plataforma flotante equipada con una superestructura de dos torres unidas por una cubierta sobre la cual podrían agregarse otras estructuras.

La plataforma marina Roughs Tower / Wikimedia Commons
La plataforma marina Roughs Tower / Wikimedia Commons

Durante la Segunda Guerra Mundial, la plataforma dio cobijo a unas 300 personas y poseía armamento para proteger la costa inglesa. Al finalizar el conflicto, la plataforma fue finalmente abandonada en 1956.

En 1967, un grupo de hippies se había establecido en la plataforma para emitir un programa pirata de Rock, pero pocos meses después se percataron que había otra frecuencia que les estaba haciendo sombra, era la emisora pirata de Paddy Roy Bates.

Roy Bates estaba transmitiendo desde otra plataforma de las Fortalezas Marinas Maunsell, la Knock John, que estaba más cerca de la costa, a unos 4,5 kilómetros, dentro de las aguas territoriales británicas y en la que ya le habían multado.

Paddy Roy Bates y su mujer Joan / Wikimedia Commons
Paddy Roy Bates y su mujer Joan / Wikimedia Commons

Fue el 2 de septiembre de 1967 cuando Roy Bates y su hijo Michael aterrizan en la plataforma y expulsan por la fuerza a los cuatro hippies que habitaban la fortaleza. Días después, cuando la mujer de Roy, Joan, se había instalado y tras consultarlo con un abogado, que interpretó muy libremente el derecho internacional en base a la ubicación de la fortaleza en aguas internacionales, Roy Bates autoproclamó el principado y acuñó para sí mismo el apelativo de Su Alteza Real Príncipe Roy de Sealand.

Suenan tambores de guerra en Sealand

En 1968, un año después de que naciera como nación Sealand, Roy y su hijo se vieron sumidos en un conflicto con Inglaterra. Michael disparó un tiro de advertencia a un barco de la Royal Navy se había acercado a Sealand para expulsarlos. Padre e hijo fueron llevados hasta los tribunales, que les absolvió por encontrarse fuera de la jurisdicción inglesa.

Otro episodio remarcable de Sealand fue cuando años después, un grupo de contrabandistas querían utilizar la plataforma y prometieron darle parte de los beneficios a Roy Bates si este accedía. Pero este no aceptó, ya que no quería dañar a Reino Unido.

Con el tiempo, familiares y conocidos de la nobleza de Sealand acudieron a la plataforma y el 2 de septiembre de 1975, Roy Bates proclama la Constitución del Principado de Sealand, crea su propia bandera, un himno nacional, sellos y en los años posteriores moneda y pasaporte sealendeses.

Sealand vista desde el aire / Wikimedia Commons
Sealand vista desde el aire / Wikimedia Commons

Pero la tranquilidad les dura poco a Bates y los suyos. En agosto de 1978, un grupo de comerciantes de diamantes invitan a Roy y a Joan a Austria para proponerles unos suculentos negocios. Ambos se marcharon y dejaron a Michael cuidando Sealand.

La misma noche de llegar a Austria, Joan trata de contactar con su hijo, pero fue en vano. La madre comienza a preocuparse y logra contactar con unos pescadores y la guardia costera, que les comentan que no saben nada de Michael, pero que habían visto cerca de Sealand un helicóptero. Todo era bastante inusual.

Días después, Michael consigue ponerse en contacto con ellos y las noticias son escalofriantes. El helicóptero que habían avistado los pescadores y la guardia costera había llegado a Sealand diciendo a Michael que tenía un mensaje de Roy. Este les da permiso para aterrizar, pero no había mensaje, los hombres que se bajaron de la aeronave, entre los que estaba el primer ministro de Sealand, Alexander G. Achenbach, tomaron el país por la fuerza. Posteriormente, secuestran y encierran en una celda a Michael durante tres días sin comida hasta finalmente meterle en un barco y mandarle a Holanda sin documentación.

El actual príncipe de Sealand, Michael Bates / Wikimedia Commons
El actual príncipe de Sealand, Michael Bates / Wikimedia Commons

Pero Roy ‘Indiana Jones' Bates no es un hombre que se deje amedrentar y llama a las armas a sus aliados, entre los que se encuentra un piloto de helicóptero que había trabajado en películas de James Bond. Según cuenta la leyenda, Michael baja del helicóptero con una cuerda mientras con la otra dispara un tiro de advertencia a los usurpadores.

Los intrusos se rinden fácilmente y los sealandeses les toman como prisioneros de guerra. La mayoría de los participantes en la invasión fueron repatriados al cese de la batalla, pero Gernot Pütz, un abogado alemán poseedor de un pasaporte de Sealand, fue acusado de traición contra el país y sería mantenido cautivo a menos que pagara 75.000 de marcos alemanes.

Los gobiernos de los Países Bajos y de Alemania solicitaron al Gobierno británico su liberación; sin embargo, éste se deshizo de toda responsabilidad citando la decisión de la corte de 1968, que absolvió a ambos por el altercado del barco inglés. Alemania envió un diplomático de su embajada en Londres a Sealand para negociar la liberación de Pütz. Después de varias semanas, Roy cedió y afirmó que la visita del diplomático constituía reconocimiento de facto de Alemania a Sealand. Después de su repatriación, Achenbach estableció en Alemania un gobierno en el exilio en oposición a Roy Bates.

El presente y futuro de Sealand

Después de unos primeros años revueltos, el presente del país se mueve en aguas tranquilas. En la actualidad, la soberanía y legitimidad de Sealand no son reconocidos como un estado tradicional, pero como afirmó el Príncipe Michael de Sealand tras la muerte de su padre Paddy Roy Bates en el 2012, mantendrá el “linaje” y legado: “con mi nuevo nieto, el príncipe Freddy, tenemos una cuarta generación de sealandeses y su futuro está asegurado”.

Algunos datos curiosos

Deporte

La Selección de fútbol de Sealand es el equipo deportivo representativo de dicha micronación en los partidos oficiales y es miembro de la NF Board y dirigida por la Asociación nacional de fútbol de Sealand fundada en el 2003. Su primer partido se jugó en el 4 de marzo de 2004 con las Islas Aland.

Sealand, a pesar de su escasa extensión de 550 m2, dispone de su atleta oficial, un equipo nacional de fútbol aficionado y equipo de minigolf.

El 22 de mayo de 2013, el alpinista Kenton Cool colocó una bandera de Sealand en la cumbre del Monte Everest.

Sellos

Sealand no está reconocida por la Unión Postal Internacional, por lo que no emite sellos propios válidos internacionalmente. Pero Inmonaranja, la inmobiliaria encargada de traspasar Sealand, aprovechó que Correos de España ofrecía la posibilidad a empresas y particulares de personalizar sus sellos, para encargar una tirada de sellos conmemorativos de la puesta en marcha de la operación de transferencia del Principado de Sealand por parte de dicha inmobiliaria española.

La tirada de estos sellos ha sido, a pesar de que fue encargada con motivos propagandísticos, reducida. Sólo una pequeña cantidad fue puesta en circulación y éstos son a todos los efectos -ya que se trata de sellos emitidos por España-, reconocidos universalmente y válidos para uso postal internacional.

Moneda

El país creó su propia moneda, el Dólar de Sealand, a la que ha establecido como valor teórico la paridad con el dólar estadounidense, pero como no es un estado reconocido no tiene valor real.