Información sobre vivienda y economía

Se dispara el porcentaje de ricos de EEUU que compran casa en los mejores distritos de Londres

Fachada de la vivienda adquirida por Ken Griffin / Spink Partners
Fachada de la vivienda adquirida por Ken Griffin / Spink Partners
Autor: Redacción

La compra de viviendas de lujo por parte de millonarios estadounidenses en las mejores zonas de Londres se ha duplicado en lo que va de año frente a 2018, y solo superados por los chinos, según un estudio de Knight Frank. Estos ricos compradores de EEUU aprovechan la debilidad de la libra para amortiguar el incremento de impuestos sobre las adquisiciones en Reino Unido.

La famosa mansión de lujo que el multimillonario Ken Griffin, fundador de Citadel, una empresa financiera de ‘hedge fund’, se compró a comienzos de este año cerca del Palacio de Buckingham en Londres es solo la punta del iceberg del aumento en las adquisiciones de casas de lujo por parte de ciudadanos de EEUU en la capital británica.

Según un estudio de Knight Frank, las adquisiciones de propiedades de alto ‘standing’ por parte de millonarios estadounidenses se ha duplicado en lo que ve año frente al mismo periodo de 2018, del 3% al 6%, ocupando ya la segunda posición de mayores compras de viviendas de lujo por parte de extranjeros, solo superados por los chinos.

“Los compradores extranjeros se han beneficiado de una libra débil desde que Reino Unido votó a favor del Brexit, lo que también ha ayudado a amortiguar el incremento de los impuestos sobre la venta de propiedades inmobiliarias”, afirman desde Knight Frank.

El informe añade que estos compradores estadounidenses se gastaron de media 7,3 millones de libras, unos 8,1 millones de euros, por la compra de vivienda de lujo en los mejores distritos de Londres. El promedio de la última década se queda en 5 millones de libras, unos 5,6 millones de euros, al cambio actual.

Pese a este incremento, los millonarios estadounidenses no son los que compran más caro. Aún están lejos de los 9,1 millones de libras de los rusos, o los 13,4 millones que pagan de media los compradores saudíes, es decir 10,1 millones de euros y casi 15 millones de euros, respectivamente.

“El sector tecnológico ha tirado del incremento del interés de los compradores de EEUU por Londres. La fortaleza de la economía de Londres, unido a la incertidumbre por el Brexit, si duro o blando, ha llevado a un aumento de la demanda de propiedades de alto ‘standing’ para reubicar a empleados y empresarios”, añade el estudio de la consultora inmobiliaria.