Información sobre vivienda y economía

Esta espectacular casa prefabricada está perdida en los montes de Taiwán y su diseño es español

Archdaily
Archdaily
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

La jubilación, ese momento de la vida en que, por fin, dejaremos de tener obligaciones laborales y podremos descansar y dedicar el tiempo, si la salud nos lo permite, a lo que nos guste o interese. Sin embargo, muchas personas afrontan esa etapa con temores o dudas, en especial sobre si serán capaces de sobrellevar un cambio tan radical. Uno de los debates que se genera sobre esta etapa se relaciona con el propio hogar, es decir, si lo mejor es seguir viviendo donde se ha vivido hasta este momento o si, en cambio, es mejor buscar un nuevo espacio adaptado de la mejor forma al nuevo modo de vida. En este debate, los hay quienes deciden marchar a vivir a lugares más tranquilos, en zonas costeras o en pueblos, en los que el estrés que se vive en las grandes ciudades no existe.

Esta decisión, la de marchar a vivir una vida más tranquila lejos de Taipéi, aunque elevado a la enésima potencia, fue la que tomó una pareja de Taiwán al jubilarse. Y fruto de esta decisión es la magnífica casa diseñada por el arquitecto español Urdaneta Zeberio.  El lugar escogido fue Nanzhuang, un pequeño pueblo rural en el condado de Miaoli.

El proyecto que al se enfrentó el arquitecto español supuso algunos retos que no fueron fáciles de superar. El primero de ellos, que la nueva casa tuviese un coste no muy elevado, y ajustarse a un presupuesto de unos 100.000 euros. El segundo, que fuese un proyecto de fácil construcción, algo muy importante dada la ubicación en la cima de una montaña. El resultado: una bonita casa de una sola planta con un techo a dos aguas.

Los clientes habían comprado un terreno en una comunidad privada ubicada cerca de la cima de una montaña. Lo mejor del lugar, las espectaculares vistas del entorno natural. Lo peor, en cambio, que el terreno resultaba difícil para construir, entre otras cosas, por la dificultad de vehículos de cierto tamaño para acceder a una zona tan montañosa.

Para salvar los obstáculos y poder construir la DH House, nombre que se la ha dado a esta casa, se optó por utilizar una estructura metálica más flexible y liviana, en lugar de otros materiales más pesados y difíciles de manejar. Optar por esta solución prefabricada el esqueleto metálico de la casa facilitó el proceso de construcción. Una vez fabricado en la fábrica, solo hubo que llevarlo al punto indicado y montarlo sobre unos pilotes, con el objetivo de mitigar el fuerte cambio en la pendiente. Además, con ello también se redujo el impacto ambiental del proyecto, ya que con esta simple estructura se redujo la cantidad de materiales y recursos.

La fachada exterior está revestida con paneles metálicos prefabricados de color pizarra. En el interior también destaca la sencillez y la simplicidad con paredes blancas, pisos de madera pálida y un diseño rectilíneo acentuado por grandes ventanas que dan a las montañas. Orientada de norte a sur, la estructura a dos aguas elevada se levanta sobre el terreno, gracias a los pilotes, por l que deja un espacio debajo que puede utilizarse de muchas formas. Por ejemplo, allí se ha instalado un estacionamiento cubierto y una terraza al aire libre.

El total de la superficie construido es de unos 100m2. Y el nombre elegido no es casual. Las letras DH son las iniciales de la ‘Casa de los Sueños’, el término que Zhan usó para describir el proyecto al arquitecto español, que, finalmente, ha sido capaz de cumplirlo. A pesar de todos los obstáculos geográficos y del reducido presupuesto con el que tuvo que trabajar.