Información sobre vivienda y economía

Esta casa de campo mezcla las villas romanas con la ciencia ficción y el resultado es espectacular

Brotherton Lock
Brotherton Lock
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

El eclecticismo está muy presente en la arquitectura. Por eso, es habitual ver construcciones y diseños en el que se mezclan estilos diferentes, muchas veces uniendo en un mismo concepto lo antiguo y lo moderno. En una época como la nuestra, en la que la tecnología ha avanzado como nunca antes lo había hecho, es frecuente encontrar edificios que por forma o materiales evocan al pasado, pero a los que se les ha dotado de interesantes y modernos avances tecnológicos, lo que crea una situación extraña e, incluso, a veces paradójica.

Esto es lo que ocurre con este edificio del del arquitecto, Adam Richards, a la que ha dado el nombre de  Nithurst Farm, que se inspira en la arquitectura romana, la ciencia ficción de la era soviética y una serie de pautas de diseño inteligente. Un reto difícil, pero que ha sido superada con nota.

El exterior revestido de ladrillos de Nithurst Farm llama inmediatamente la atención y en su interior contiene grandes salas de hormigón inspiradas en la película rusa de ciencia ficción, Stalker. El arquitecto británico detrás de su creación diseñó la casa, que reemplazó la antigua cabaña de un trabajador agrícola, para transformarla en su propio hogar. Aunque trata de evocar la ruina de una villa romana, contiene interiores sorprendentemente modernos que se yuxtaponen por el exterior de hormigón expuesto del edificio.

Esta no es una pieza de arquitectura demasiado convencional, como demuestran diferentes elementos que posee. Por ejemplo, la planta baja tiene un plan cónico que se mueve desde una cavernosa cocina tipo comedor y un comedor a una sala de estar llena de luz. Este diseño se basa en la historia de la película postapocalíptica con el nombre de Stalker del cineasta ruso Andrei Tarkovsky. La película sigue la expedición de tres hombres de un lugar mítico donde se rumorea que los deseos más profundos de una persona se hacen realidad.

El arquitecto interpreta los espacios de la película y los adapta a la construcción, estructurándola como un espacio religioso. El diseño de Nithurst Farm consigue crear una auténtica sensación de que moverse por su interior es una especie de viaje a un lugar más espiritual.

De la misma manera que la película, el diseño de la planta baja en Nithurst Farm está diseñado para llevar a los visitantes a un viaje que comienza en el pasillo: una cocina y un comedor con un gran techo situado a 4,5 metros de altura que es estéticamente similar al lugar principal en el que se desarrolla la película. Alrededor de sus bordes, la sala tiene seis torres internas de concreto y cada una contiene una sala secundaria como el guardarropa, el estudio y la despensa. La simetría alude al diseño de una iglesia y ofrece un impacto visual convincente a cualquier visitante.

Además de lo interesante que resulta esta vivienda, el espacio en el que se ubica resulta igualmente estimulante. Su ubicación en el campo británico da lugar a que su estética inusual sea aún más gratificante visualmente. Externamente, el concepto de un viaje a un destino es evidente en el diseño escalonado de la casa, que sube desde una entrada de una sola planta en la elevación norte para convertirse en tres pisos más arriba.

Además, hay enormes ventanas arqueadas con profundas revelaciones a lo largo de sus elevaciones elevadas que han sido adornadas con ladrillos ennegrecidos a lo largo de un borde. Estos elementos han sido diseñados por el propio Richards para evocar líneas de movimiento vistas en dibujos animados y proporciona unas vistas magníficas al entorno. A lo largo de Nithurst Farm, la estructura de concreto está expuesta, con paredes y techos como recién salidas del encofrado, aunque suavizando la apariencia del concreto añadiendo unos suelos de pino aceitado blanco, alfombras de sisal, accesorios de latón, muebles de colores, tapices y cerámicas.