Información sobre vivienda y economía

Este rascacielos refleja el poderío económico del Silicon Valley chino

Fuksas
Fuksas
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

No cabe duda de que China es ya una de las principales potencias económicas del mundo Las cifras lo avalan. En algunas décadas su economía ha seguido una línea ascendente.

“Antes del inicio de las reformas económicas y la liberalización comercial hace casi 40 años, China mantuvo políticas que mantuvieron la economía muy pobre, estancada, controlada centralmente, en gran medida ineficiente y relativamente aislado de la economía global. Desde su apertura al comercio exterior y inversión e implementación de reformas de libre mercado en 1979, China ha estado entre los países del mundo economías de más rápido crecimiento, con un promedio anual de crecimiento del producto interno bruto real 9,5% hasta 2018”. Este ritmo ha sido calificado por el Banco Mundial como “la expansión sostenida más rápida de una economía de la historia".

En este contexto, es lógico que algunas ciudades estén llamadas a cumplir un importante papel desde una perspectiva económica y de negocios; más si tenemos en cuenta que es uno de los países más grandes del mundo y el que mayor población posee. Una de ellas es la ciudad de Shenzen.

“A menudo denominada el ‘Silicon Valley’ de China, Shenzhen es la ciudad de más rápido crecimiento de China. Está clasificada por la Academia China de Ciencias Sociales como la principal ciudad del continente por su "competitividad económica general" y es la principal Zona Económica Especial China para la inversión extranjera”, informa 'China Briefing'.

Una ciudad de estas características y con este potencial es el marco perfecto para desarrollar una arquitectura impresionante, que refleje la situación. Y un buen ejemplo es este fantástico edificio diseñado por el estudio de arquitectura italiano Fuksas.

Se trata de un rascacielos para Guosen Securities Company Limited, una compañía de servicios financieros de propiedad estatal, conocido como 'Gousen Securities Tower'. Tiene casi 230 metros de altura, 50 plantas y una superficie de 80.000 m2, y terminó construirse el año pasado, siete años después de que comenzaran las obras. 

La nueva sede se encuentra en el distrito central de negocios de Shenzhen, con fácil acceso garantizado gracias a una estación de metro adyacente. El exterior del edificio se caracteriza por un vacío tridimensional que se extiende a toda la altura de la torre. "El diseño de la forma vacía explora la relación entre el podio y la sección vertical de la torre con espacios diagonales y flujos que crean una tensión vertical en toda la altura de la torre", explican los arquitectos.

Para enfatizar el concepto de vacío, Fuksas diseñó la envoltura de vidrio del edificio para que fuera lo más racional posible. Este juego entre sólido y vacío continúa internamente, donde los diferentes espacios en el atrio de la fachada están diseñados en respuesta al contexto urbano, creando así las mejores vistas y visibilidad. Una secuencia de conexiones diagonales en el atrio une el vestíbulo principal, el vestíbulo de la oficina de arrendamiento en la fachada oeste, el vestíbulo de la empresa en la fachada este y el jardín de la azotea. El vacío que corre hacia arriba a través del edificio ha sido concebido como una 'plaza vertical' que sirve como un espacio para el intercambio social.

El proyecto también tiene en cuenta las preocupaciones medioambientales. El equipo de diseño dice que los modelos CFD (dinámica de fluidos computacional) se usaron para demostrar que, durante la mayor parte del año, las estrategias pasivas y naturales resultan en las mejores condiciones térmicas para los usuarios del atrio. Además, la energía utilizada es mucho menor que la necesaria para acondicionar una sala con una forma tradicional que no promueve estrategias naturales.

No hay duda de que este impresionante edificio es totalmente capaz de representar el poder económico no solo de esta ciudad, sino de todo el país, conjugando el diseño italiano con la realidad y las necesidades del gigante asiático.