Información sobre vivienda y economía

El coronavirus también llega al inmobiliario: quién gana y quién pierde más con el avance del contagio

Un centro comercial en Milán, desierto  / Gtres
Un centro comercial en Milán, desierto / Gtres
Autor: Redacción

El coronavirus sigue sumando contagios y víctimas mortales. Más de 30 países registran casos confirmados y el número de afectados alrededor del mundo supera los 80.000. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que podríamos estar ante una pandemia.

A pesar de que el índice de mortalidad del virus COVID-19 de momento es reducido, cada vez más firmas de análisis están alertando del impacto que puede tener en el mundo económico, e incluso en el ‘real estate’.  Una de ellas es la gestora Janus Henderson, que ha resumido cuáles son, en su opinión, los sectores que más están perdiendo y ganando con el avance global del coronavirus.

Entre los que están más afectados destacan los hoteles y el ‘retail’ (es decir, los sectores relacionados con el turismo y la distribución), como consecuencia de las cancelaciones de miles de viajes en todo el mundo y el temor de los consumidores a acudir a tiendas y centros comerciales.

En este sentido, desde Janus Henderson recuerdan que “los hoteles con un peso destacado de viajes de negocios con viajeros procedentes de China han sufrido una disminución significativa en ocupaciones y reservas futuras. Además, en los países donde ha llegado el virus, muchas personas se están quedando en casa para evitar zonas de gran afluencia de gente, lo que ha impactado en los centros comerciales. También ha sufrido un descenso el gasto en el segmento del lujo”.

Según recuerda STR, empresa líder en inteligencia de datos, solo entre el 14 y el 26 de enero, la ocupación hotelera en China se desplomó un 75% por el coronavirus. Y alerta de que hay más países afectados. En el caso de EEUU, considera que puede haber una caída de la demanda asiática del 30% (principalmente china), lo que provocará “4,5 millones de habitaciones vendidas. En términos económicos, esto supondría un impacto de unos 6.000 millones de dólares (unos 5.537 millones de euros).

En el caso de las cadenas españolas (NH, Meliá, Iberostar, Barceló, Room Mate, Grupo Hotusa...), la consecuencia más inmediata es su exposición a los países donde hay casos de contagio. Solo en Italia cuentan con más de 90 establecimientos, según los datos de Hosteltur.

 Los grandes grupos hoteleros internacionales, entre las que están Marriott Internacional, InterContinental, Hyatt, Hilton o Mandarin Oriental también se están viendo obligadas a poner en marcha planes de contingencia en algunos países como China.

En lo que se refiere al ‘retail’, la peor parte se la llevan supermercados y los centros comerciales, cuya afluencia de visitantes ha caído en picado en los últimos días en algunas de las zonas más afectadas de China e incluso Italia.

La vivienda es otro de los sectores que está sufriendo las consecuencias del coronavirus. Solo en la primera semana de febrero, las compraventas de casas se desplomaron un 90% en términos interanuales en las 36 principales ciudades chinas y la mayoría de las agencias inmobiliarias están cerradas al público. Además, el precio de la vivienda en el país ha registrado el crecimiento más moderado del último año y medio.

Sin embargo, dentro del sector residencial también hay un negocio ganador: la venta de propiedades por internet. Según explica South China Morning Post, se han producido más de 47.000 operaciones por valor de 8.300 millones de dólares (unos 7.660 millones de euros) y más de 10 millones de personas están utilizando la aplicación.

Además de la vivienda, desde Janus Henderson aseguran que también van a beneficiarse de la expansión del coronavirus la logística y algunos activos alternativos como por ejemplo los centros de datos, gracias al tirón de las compras por internet y del teletrabajo.

“En toda Asia, el brote de coronavirus ha llevado a muchas empresas a implementar diferentes formas de planes de trabajo remotos, lo que destaca la viabilidad del espacio de trabajo flexible soluciones y podrían cambiar la forma en que las empresas piensan acerca de sus requisitos físicos de espacio de oficina en el futuro. El aumento de las compras online y la conectividad de datos a medida que más personas se quedan y trabajan desde casa también respalda la demanda continúa de estas infraestructuras”, aclara la gestora. Y añade: “el brote de Covid-19 está causando algunas consecuencias indirectas en el sector inmobiliario al acentuar el cambio mareas impulsadas por los avances tecnológicos y los nuevos estilos de vida, que están alterando la demanda y el uso de los inmuebles”.