Información sobre vivienda y economía

Signos de recuperación en el mercado de la vivienda de EEUU

Datos del mes de mayo de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR)

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La demanda de vivienda en la mayor economía del planeta volvió a crecer en mayo después de dos meses consecutivos en los que el mercado estuvo prácticamente paralizado por la crisis sanitaria. Según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus singlas en inglés), el índice que mide los contratos de ventas de viviendas y las operaciones pendientes aumentó hasta alcanzar una cifra récord de 44%.

La actividad del sector lleva prácticamente hundida desde que arrancó la crisis sanitaria por el coronavirus en marzo, con la paralización de las obras, el cierre de la actividad inmobiliaria o la prohibición de visitas a las viviendas. Sin embargo, este índice devuelve algo de certidumbre al sector, con una demanda embalsada, esperando que pase lo peor del virus para cerrar las operaciones pendientes. Por eso, ha tocado máximos de la serie histórica desde que se tienen datos en 2001.

"Ha sido una recuperación de la capacidad de los consumidores estadounidenses para la firma de contratos, y demuestra su deseo de ser propietarios de viviendas", dijo Lawrence Yun, economista jefe de NAR. "Esta recuperación también habla de cómo el sector de la vivienda podría liderar el camino hacia una mayor recuperación económica".

El indicador de viviendas pendientes de ventas se considera un dato importante de la actividad residencial en EEUU. Este índice incluye contratos inmobiliarios firmados ya sea para viviendas unifamiliares, condominios y pisos en cooperativa existentes, pero que aún no se han cerrado.

“La creciente demanda y los bajos tipos de interés que mantiene la Fed están atrayendo a los compradores al mercado residencial”, afirmó Joel Kan, vicepresidente asociado de pronósticos económicos de la Asociación de Banqueros Hipotecarios (MBA, por sus siglas en inglés). "Incluso con un alto desempleo y una gran incertidumbre económica, el mercado residencial es fuerte".

Pero, el experto también advierte de que la alta demanda y un bajo stock pueden elevar los precios. "Un factor que podría obstaculizar el crecimiento en los próximos meses es que esa demanda acumulada de principios de esta primavera está chocando ahora con la escasa oferta de viviendas nuevas y existentes en el mercado", comentó el directivo del MBA. "Se necesita aumentar el stock para dar a los compradores más opciones y evitar que los precios de las viviendas suban demasiado rápido", concretó el experto.

La gente está volviendo al mercado, a pesar de que las visitas a las viviendas con las famosas jornadas de ‘Open House’ en EEUU no se llevan a cabo por prevención sanitaria. Pero sí que se animan a firmar precontratos, aunque no puedan visitar la vivienda en persona.

Pero los posibles brotes de coronavirus en algunas zonas del país pueden retrasar estos signos de recuperación. "Los puntos críticos de virus emergentes en el sur y el oeste podrían descarrilar esta tendencia de mejora", destacó Danielle Hale, economista jefe del portal inmobiliario Realtor. "Por ahora, la demanda sigue siendo resistente, pero seguimos de cerca los cambios de tendencia en cualquier listado, ya que son un buen indicador de lo que está por venir para la venta de viviendas", agregó.

Todas las regiones del país registraron incrementos en el índice mensual de viviendas pendientes de ventas. La zona de Occidente tuvo el mayor aumento, un 56% en mayo. El noreste aumentó en un 44%, el sur en un 43% y el Medio Oeste en un 37%. Sin embargo, todas las regiones cayeron si lo comparamos con mayo de 2019, excepto el Sur, que subió un 2% respecto al año pasado.

"El panorama ha mejorado significativamente. Se espera que la venta de vivienda nueva sea más alta en 2020 que el año pasado, y se prevé que las transacciones anuales de vivienda usada disminuyan menos del 10%, incluso después de perderse la temporada de primavera debido al cierre por la pandemia”, concreté el economista jefe de NAR.