Información sobre vivienda y economía

El precio de la vivienda se dispara en EEUU y los expertos se cuestionan si mantener los estímulos

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El precio de la vivienda en EEUU ha alcanzado su mayor incremento de los últimos 33 años después de subir un 14,6% interanual en abril, según el índice S&P CoreLogic Case-Shiller de valores inmobiliarios, que ya suma 11 meses consecutivos de subidas. La Reserva Federal de EEUU mantiene una política monetaria ultraflexible, con tasas hipotecarias muy bajas, mientras los expertos temen que con el fin de los estímulos se viva un “ciclo de auge y caída" en el mercado inmobiliario que amenace la estabilidad financiera.

"El mercado en abril fue realmente extraordinario", destacó Craig J. Lazzara, director global de estrategia de inversión de S&P Dow Jones. “La fortaleza del mercado inmobiliario se ve impulsada en parte por la reacción a la pandemia, ya que los compradores potenciales se mudan de pisos urbanos a casas en la periferia. Los datos de abril continúan siendo consistentes con esta hipótesis".

El mercado de la vivienda en la primera economía mundial se ha visto impulsado por las políticas monetarias de la Fed, con tasas de interés ancladas en el 0% y la compra de activos para reducir los tipos de interés a largo plazo, entre ellos hasta 40.000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas al mes. Una postura que todavía está justificada en muchos sentidos: todavía hay 7,6 millones de empleos menos que antes de la pandemia, mientras aún hay parte de la población que permanece sin vacunar. Sin embargo, la inflación ha subido un 4,9%interanual, mientras las materias primas y la mano de obra escasean. EEUU ha recuperado toda la producción perdida durante la pandemia e incluso ha sumado más.

Durante el último año, la escasez de obra nueva ha ayudado a impulsar los precios al alza.  También la demanda en mínimos de viviendas usadas está suponiendo un incremento de los precios, según la Asociación Nacional de agentes inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés).

Muchos compradores tienen problemas para encontrar propiedades que puedan pagar, sobre todo en la periferia, que ahora está de moda.

Y según sus estimaciones, se espera que los precios de la vivienda se mantengan elevados. Los constructores han destacado los precios altos de los materiales, la escasez de suministro y de trabajadores cualificados.

Varios expertos de la Fed se cuestionan ahora si mantener estos estímulos a un mercado inmobiliario que ya sufrió un importante castigo en la anterior crisis económica, provocada por las hipoteca subprime. “El mercado inmobiliario de EEUU no puede permitirse un ciclo de auge y caída que amenace la estabilidad financiera”, ha afirmado Eric Rosengren, presidente de la Fed de Boston.

“Hay algunas consecuencias no deseadas y efectos secundarios de estas compras [la de activos y valores respaldados por hipotecas] que vemos que se están desarrollando", ha agregado Robert Kaplan, director de la Fed de Dallas, donde incluye la subida vertiginosa de los precios de la vivienda.

“Tal vez no necesitemos contar con valores respaldados por hipotecas con un mercado inmobiliario en auge”, comenta otro funcionario de la Fed, James Bullard, de la oficina de St. Louis.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dejó en claro en una reunión que el banco central estadounidense no está listo para dejar de comprar activos, pero ha comenzado a discutir cuándo podría ser apropiado finalizar la política de estímulos.

Una reducción gradual a dos velocidades, manteniendo la compra de bonos del Tesoro, pero reduciendo la adquisición de valores respaldados por hipotecas al mes, no afectaría mucho al mercado de la vivienda, comentan los expertos.  Si el banco central aún no está listo para endurecer la política monetaria, una burbuja en el mercado inmobiliario tendrá que ser un efecto secundario, un mal menor, con el que tiene que vivir la economía estadounidense.