Información sobre vivienda y economía

El futuro incierto del museo Hermitage Barcelona: el Ayuntamiento no ubica su sede

Imagen virtual del futuro museo Hermitage de Barcelona / http://www.hermitagebcn.com
Imagen virtual del futuro museo Hermitage de Barcelona / http://www.hermitagebcn.com
Autor: Redacción

La sede en Barcelona del museo ruso del Hermitage, lleva cinco años sin saber ubicación definitiva. Aunque hace un año se anunció que a comienzos de 2017 empezaría la construcción, para así inaugurarlo en mayo de 2019, lo cierto es que a fecha de hoy no ha habido ni una primera piedra del edificio. El museo, que decidieron que ocuparía 16.590 m2 en cinco plantas, iba a construirse en un solar muy próximo al hotel W, en La Barceloneta, pero el Ayuntamiento no considera que sea un lugar idóneo para un centro cultural. 

La Autoridad Portuaria de Barcelona permitió en 2011 urbanizar el último tramo del paseo marítimo y así tener los permisos para construir allí. Ya se había inaugurado el Hotel W en 2009, en la zona sur del puerto barcelonés, pese a que algunas asociaciones vecinales denunciaron que infringía la Ley de Costas. La asociación Cultural Development Barcelona, los responsables del proyecto museístico ruso, querían establecer la ubicación del nuevo centro cultural justo en ese tramo del puerto. Pero el Ayuntamiento, quien debe ceder el espacio, sigue sin tener claro que ese sea el lugar más adecuado para un museo.

El gobierno liderado por Ada Colau entró en 2015, y los planes de la creación de este museo venía de tres años atrás de su llegada al Consistorio, en la época de CiU al mando. A día de hoy la fundación del museo sigue sin permisos municipales para la construcción. Desde la regiduría de Urbanismo aseguran que es "necesario pensar cuál es el mejor emplazamiento para este proyecto".

La fundación del Hermitage de Barcelona plantean crear un museo que una arte y ciencia en un mismo espacio, y no se limitará " a colgar cuadros en la pared, sino a aplicar la museografía científica moderna al arte usando una singular combinación de piezas originales, fenómenos y metáforas museográficas para comprender la Humanidad y su característica diferencial: la creatividad", declara el museo.

El propio Ayuntamiento aseguró que el Hermitage es competencia de las autoridades portuarias y que "solo podemos hacer un estudio de movilidad", declaró la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, a la vez que "necesitan el visto bueno del Ayuntamiento para su ubicación". Las dudas que surgen en el Consistorio son, principalmente sobre la adaptación del proyecto con el entorno, una de las zonas más turísticas de la ciudad que está incluida en el área de máxima protección vecinal. Por eso, la razón que dan para que esté parado el proyecto es porque están estudiando que el proyecto cumpla con los objetivos de "recuperar la relación puerto-ciudad y, sobre todo, los vínculos de los vecinos con el puerto". 

Por el momento, siguen sin querer hacer inversión alguna desde las arcas municipales en la ejecución del proyecto, ya que "algunos equipamientos municipales culturales necesitan más recursos públicos". En 2012, la fundación del Hermitage contaba con el respaldo económico del fondo andorrano Sicav Amura, pero a día de hoy no sigue adelante, por lo que siguen en busca de un socio local. 

El hermano pequeño del Hermitage de San Petersburgo

El futuro del museo sería el hermano pequeño del museo Hermitage de San Petersburgo, una de las pinacotecas más importantes y antiguas a nivel mundial. Su ubicación en la ciudad rusa es en el antiguo palacio de invierno. El complejo arquitectónico es una obra monumental en sí, que fuera la residencia oficial de los zares de Rusia, entre 1732 y 1917.

Consta de una colección formada por más de tres millones de piezas de arte mundial, que abarcan desde el arte prehistórico, pasando por arte oriental, occidental, obras de El Greco, Velázquez, Zurbarán o Goya, y joyas de siglo XIX y XX como obras de Tiziano, Monet, Van Gogh o Gauguin.