Información sobre vivienda y economía

Revolución retail: factores que cambiarán tu forma de comprar hasta 2030

Fuente: Busquets Galvez
Fuente: Busquets Galvez

Si en los últimos diez años nuestra forma de comprar ha cambiado de una manera exponencial, en los próximos diez el sector del retail volverá a protagonizar una nueva revolución. Robots en lugar de empleados humanos, 'showrooms' en lugar de tiendas sin más y la personalización del producto serán algunos de los factores que harán que el comercio en todo el mundo sufra una nueva transformación.

Tomando como referencia el estudio “The Future of Retail”, elaborado por la consultora inmobiliaria CBRE, sintetizamos a continuación las principales previsiones acerca de cómo será el comercio en 2030 y los cambios en los hábitos de consumo que se vislumbran.

“La revolución digital está provocando cambios drásticos en el mundo, transformaciones que además se están produciendo a una velocidad cada vez mayor –explican desde el informe-; el retail es uno de los sectores más afectados por los avances de las nuevas tecnologías: ir de compras en el futuro será muy distinto a lo que conocemos hoy y la omnicanalidad será la norma para retailers y consumidores”. Pero… ¿cuáles serán estos cambios?

 

  • El centro ciudad será una zona sin coches

En el futuro la peatonalización emergerá como un elemento clave y también en el ‘placemaking’ de las grandes áreas urbanas, mezclando mejor los diferentes usos inmobiliarios. La incorporación de jardines y plazas, y la creación de entornos más acogedores serán algunos de los principios a tener en cuenta. Un factor del cual el retail se beneficiará sin duda.

 

  • La robótica y la automoción reemplazarán muchos puestos de trabajo

Ya se están probando robots en el mundo retail para la automatización de procesos y, a medida que se vaya abaratando su coste, la implementación de estos será cada vez más común. Gracias a la automatización del trabajo en retail, la experiencia de compra será más fluida para el consumidor. Los clientes podrán entrar, comprar y salir de una tienda sin esperas en el mostrador.

 

  • La norma va a ser: comprar lo que quieras, cómo y cuando quieras

Estando conectados a internet todo el día, las demandas de los consumidores serán cada vez más exigentes tanto en la gama de productos como en el proceso de entrega. Los clientes empujarán a los retailers a una omnicanalidad cada vez de mayor nivel, aumentando la presión del acceso inmediato de los productos a todos los retailers. Aun así, la tienda física seguirá jugando un papel importante en la comunicación de la marca y en interactuar con el cliente.

 

  • Los centros comerciales serán simplemente ‘centros’

Los centros comerciales serán comunidades de uso mixto, que incluirán todos los elementos para la vida cotidiana, mezclando oficinas, retail y residencial. Dejarán de limitar su oferta únicamente al comercio y ocio e incluirán nuevos servicios como oferta educativa, espacios de 'coworking' e incluso servicios de sanidad.

 

  • El retail será ocio

Relacionado estrechamente con el punto anterior, la diferencia entre comercio y ocio será cada vez menos visible, gracias a las experiencias de compra que los retailers ofrecerán en sus tiendas. Las tiendas se convierten en showrooms más que en lugares de compra, con elementos de ocio diferenciadoras dentro de las mismas.

 

  • El ‘big data’ profundizará en el poder de la predicción

El avance de sensores conectados al Internet de las Cosas (IoT) no dejará de multiplicar las posibilidades de cruzar datos. En consecuencia, el ‘big data’ y las herramientas de ‘analytics’ conseguirán entender al consumidor con mucho más detalle y predecirán sus hábitos con mucha más precisión. Los retailers más exitosos serán los que mejor analicen la información que tienen de sus clientes.

 

  • Las tiendas físicas serán rediseñadas con tecnología digital

Las tiendas físicas serán rediseñadas con tecnología digital. La realidad aumentada y la realidad virtual impactarán en la experiencia de compra y se utilizarán para limitar los costes de la tienda. Los probadores mejorarán la experiencia de compra, en vez de empeorarla. Los clientes podrán probar ropa en un entorno virtual, combinándola con artículos que ya tienen.

Etiquetas
Retail