Información sobre vivienda y economía

El covid-19 y una demanda retrasan el proyecto urbanístico BCN World

Terrenos donde se ubicaría el proyecto.  / elrecreativo.com
Terrenos donde se ubicaría el proyecto. / elrecreativo.com
Autor: Redacción

La construcción del Centro Recreativo y Turístico (antiguo proyecto BCN World) ubicado en la Costa Dorada a escasos metros de Port Aventura ha vuelto a recibir otro revés. Una demanda contra el Plan Director Urbanístico y la aparición del coronavirus han vuelto a paralizar un proyecto para levantar hoteles, auditorios, un centro acuático, una gran zona comercial y un casino de 10.000 m2, según publica El Economista.

La realidad es que el BCN World debería de haber comenzado a ser una realidad en 2013, pero la inestabilidad política, los cambios en el Govern y la oposición de ecologistas y plataformas en contra del proyecto han retrasado todo el desarrollo. El año 2020 estaba marcado en el calendario de los promotores para desatascar la situación, pero la aparición del coronavirus y una demanda han paralizado de nuevo el proyecto.

En la actualidad, la situación se encuentra en la enésima prórroga la opción de compra -que caduca en octubre- de los terrenos por parte del Govern a través del Incasòl a La Caixa por 120 millones de euros, para después vendérselos a Hard Rock, la compañía que explotará las obras y tendrá licencia de juego, según publica El Economista.

Pero este no es el único problema del BCN World. La oposición de asociaciones ecologistas como el Gepec o plataformas en contra del proyecto como Aturem BCN World también son un escollo para el desarrollo urbanístico. Preocupa especialmente la postura de esta última al haber interpuesto una demanda contra el Plan Director Urbanístico. Se espera que la sentencia se publique a lo largo de 2020 y el resultado de esta podría dificultar más el proyecto.

En este sentido, Joan Pons, miembro de Aturem BCN World explica que si ganan la contienda el Govern tendría que tramitar otro Plan Urbanístico y volver a presentar un concurso público para las licencias de juego. “Estaríamos hablando de mínimo ocho años más”, según afirma Pons a la publicación.

La plataforma defiende que este modelo de negocio no casa con la Costa Dorada, porque ‘inmovilizan’ al turista y le permiten realizar toda su actividad sin salir del megacomplejo de ocio proyectado. Además, también alegan razones medioambientales al considerar que la zona está muy explotada.