Información sobre vivienda y economía

Otro uso para las naves industriales: el rocódromo más grande de España está en Las Rozas (Madrid)

Sputnik Climbing ha cambiado el uso del espacio de industrial a deportivo y lo ha reformado para contar con una instalación de 4.500 m2 y 20 m de altura

Autor: Redacción

La escalada es el nuevo deporte de moda y más tras el oro en las Olimpiadas de Tokio obtenido por Alberto Ginés. La apertura de centros de escalada es una constante en España y prueba de ello es la inauguración del mayor rocódromo de España, situado en el polígono comercial Európolis de Las Rozas (Madrid). Ubicado en una nave industrial ya existente, la empresa Sputnik Climbing ha cambiado el uso del espacio de industrial a instalación deportiva y lo ha reformado para contar con una instalación de 4.500 m2 y 20 m de altura, tras invertir 4 millones de euros.

El polígono Európolis sigue siendo un polo de atracción para empresas. El pasado mes de agosto IKEA abría una nueva tienda en esta zona para acercar el diseño y la inspiración a las poblaciones del oeste de la Comunidad de Madrid. Y ahora le toca el turno a Sputnik Climbing, una empresa que ya cuenta con otro centro de escalada en el municipio madrileño de Alcobendas desde 2017.

El nuevo centro es una nave industrial que la compañía tiene alquilada en la calle París, 2, y dispone de 4.500 m2 que albergan 160 rutas en interior para escalar con cuerda, 33 autoaseguros para escalar sin necesidad de que alguien te asegure; uno de los dos muros de velocidad homologados que existen en España, como el que se usa en los Juegos Olímpicos; un muro al aire libre con 36 vías de todos los niveles y 12 autoseguros; una sala de boulder de 850 metros cuadrados con un centenar de problemas de todos los niveles; una zona de fitness y entrenamiento específico de escalada; vestuarios y aulas multidisciplinares, y un bar restaurante.

En la actualidad, hay en España cerca de 180 rocódromos comerciales. El primer rocódromo abierto al público en Madrid se abrió en 1998, fue la sala Bulderking. Hasta la fecha habían proliferado los sótanos equipados por un grupo de amigos donde acudían a entrenar los días que no podían salir a escalar a roca.

Hoy en día la escalada indoor se ha convertido en una disciplina en sí misma que atrae a personas en busca de un deporte nuevo, divertido, seguro y muy social, que, independientemente de su nivel o edad, interactúa en un mismo espacio.