Información sobre vivienda y economía

Las oficinas flexibles se consolidan en España: quién las usa, qué ofrecen y cuánto crecerán

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

La evolución del mercado laboral ha tirado por tierra varios axiomas que parecían inamovibles: como “estudiar una carrera te garantiza encontrar un trabajo”, tener “un trabajo para toda la vida” y, por supuesto, el concepto de oficina como entorno cerrado. Todo esto se acabó: hay nuevas formas de trabajar (cada vez hay más autónomos y el teletrabajo va ganando terreno gracias a las nuevas tecnologías) y también, hay nuevos entornos físicos laborales. Lo que podría denominarse oficina flexible: la oficina en casa, los espacios de coworking y los ‘business center’ son cada vez más habituales en nuestras ciudades.

Espacios más “hospitalarios” que una oficina al uso donde, además, la frontera entre la vida laboral y la personal se desdibuja. Incluso la decoración ha cambiado y tiene que ver con esa eliminación de fronteras: de las mesas de oficina hemos pasado a entornos que se parecen más nuestro hogar: sofás, sillones, mesas bajas… Incluso muchas empresas están más orientadas hoy a medir la efectividad del trabajo en oposición al número de horas que pasan los trabajadores en las oficinas.

Se acaba de presentar el primer “Estudio sobre el Sector de los Espacios de Trabajo Flexible en España”, elaborado por la consultora Cushman & Wakefield por encargo de ProWorkSpaces. ¿Y qué pone de manifiesto este informe? Varias lecturas interesantes:

  • Los espacios de negocios se confirman como una alternativa de oficina flexible que se adapta a las necesidades de los emprendedores, autónomos y pymes.
  • Uno de cada cuatro workplaces en España abrirá un nuevo centro en el próximo año.
  • La facturación media anual de más del 71% de los espacios de negocios se mantiene por debajo de los 250.000 euros.
  • Los autónomos son los mayores usuarios de los espacios de negocios (59%), seguidos de las pequeñas y medianas empresas (un 46%).
  • En cuanto a los servicios tecnológicos ofrecidos en estos espacios, el más importante es la conexión de calidad profesional a internet, seguido de la VPN y el acceso a servidores.
  • La mayor parte de las empresas que recurren a la fórmula de la oficina flexible son de procedencia nacional.
  • Sobre dimensiones, más de un 51% de estos centros cuenta con una superficie inferior a los 500 m2 y algo más de un 24% ofrece entre 500 y 1.000 m2.

Los servicios que ofrecen estos centros de negocios son muy diversos: community manager, internet alta velocidad, café, limpieza, acceso  al edificio 24/7, impresoras, servicio de recepción, eventos profesionales y sociales, áreas comunes únicas, cabinas telefónicas privadas, agua, fruta, gestión del correo y paquetería, almacenamiento para bicicletas, material de oficina, redes globales, salas y aulas de reuniones, servicio de oficina virtual, “pet friendly”, talleres y actividades complementarias.

Las actividades que se llevan a cabo en estos centros (formativas, charlas, jornadas, comidas, eventos) requieren de una implicación directa de los usuarios, no solamente profesional, sino personal. De este modo se consigue un espacio donde ideas y proyectos innovadores se ponen en marcha.

En España, las primeras operaciones de oficinas equipadas y estaciones de trabajo se empezaron a registrar en los años 2005 y 2006 en Barcelona y Madrid respectivamente, pero se intensificaron en 2014 en ambas ciudades, coincidiendo con el inicio de la recuperación económica. Por lo general la oferta de business centres y coworking se distribuye por toda la ciudad, aunque los primeros buscan un tipo de espacio algo más cercano al centro de negocios.

En todo caso, y como decíamos al principio, lo que ponen de relieve todos estos datos es que el panorama del entorno laboral ya ha cambiado y ahora las necesidades de empresas y trabajadores son otras.