Información sobre vivienda y economía

La crisis de WeWork llega a España: recula en Barcelona y “abandona” un contrato en el 22@

WeWork ha declinado en el último momento un contrato con el Edificio Hexagon

WeWork
WeWork

El gigante del ‘coworking’ también se repiensa sus planes de crecimiento en España. Tal y como han confirmado fuentes cercanas a la operación, WeWork ha declinado en el último momento un contrato con el Edificio Hexagon, ubicado en el 22@ de Barcelona, para abrir un espacio de casi 2.000 m2. Esta decisión, que ha impactado en el sector ya que era una operación que se daba por cerrada desde mitad de año, llega en un momento en el que el grupo atraviesa uno de sus momentos más delicados tras su rescate, su fallida salida a bolsa y un recorte de plantilla en Estados Unidos.

WeWork ultimaba la firma de un contrato para quedarse la primera planta y la planta baja en este edificio, donde iba a abrir un espacio de 1.800 m2. Finalmente, para sorpresa de los propietarios del activo, el gigante del coworking, amenazado por su situación global, ha decidido recular y no llevar a cabo la apertura de este espacio en este inmueble, que se encuentra actualmente en construcción. Desde la compañía no han querido hacer declaraciones al respecto.

El Edificio Hexagon, ubicado en el distrito del 22@, cuenta con una superficie de 10.000 m2. Brilten, que puso en marcha el proyecto, anunció que tenía previsto destinar 35 millones de euros en la construcción del inmueble, importe que incluía la adquisición del terreno.

El edificio ha sido diseñado por el despacho de arquitectos Batlle i Roig y estará terminado a mediados de 2019. A finales del pasado año, el activo cambió de mano al ser adquirido por 50 millones de euros por Metrópolis, fondo dirigido por Pere Bosch y participado por empresarios catalanes como Miguel de Navas, Oriol Tomas Carulla, Javier Ferrero, Yolanda Bassat, Rafael Tous Godia y Javier Carrasco.

WeWork, un gigante en apuros

WeWork sigue galopando en medio de su crisis, intentando seguir operar con normalidad mientras el mercado no deja de arrojar dudas sobre el grupo. La compañía, para intentar frenar sus problemas, iniciará un recorte de plantilla en Estados Unidos que afectará a 2.000 trabajadores en todo el mundo, el 16% de la plantilla.

De este modo, el gigante estadounidense comienza su plan para reducir costes y mejorar la rentabilidad. Según fuentes del negocio de las oficinas consultadas por idealista/news, la decisión de WeWork por recular en España y “frenar” sus planes de crecimiento son “un claro reflejo de su situación global”.

En octubre, SoftBank se hizo con el control del 80% de las acciones de WeWork, que finalmente anuló sus planes de salir a bolsa, e inyectó 10.000 millones de dólares (8.960 millones de euros) al operador. Además, el acuerdo significó una reducción del valor de la empresa hasta 8.000 millones de dólares (7.100 millones de euros).

Además, según ‘Bloomberg’, el presidente ejecutivo de WeWork, Marcelo Claure, habría explicado en un correo electrónico a sus colaboradores que se eliminarán y reducirán algunas funciones de la empresa, aunque no ha trascendido de cuáles se trata.

Los números tampoco le acompañan. La empresa de ‘coworking’ cerró los nueve primeros meses del año con unas pérdidas de 1.250 millones de dólares (1.135,5 millones de euros) a pesar de ingresar un 94% más que en el mismo periodo de 2018, hasta 934 millones de dólares (848,5 millones de euros).