Información sobre vivienda y economía

Detroit, pasto de las llamas: la ciudad más castigada por la crisis ve arder 5.000 casas al año en fuegos provocados

Autor: @RobertoArnaz

“Detroit es una zona de guerra y nosotros somos la primera, y la última, línea de defensa”. Cuando el comisionado don austin se hizo cargo del departamento de bomberos de la capital mundial del motor no se imaginaba lo que se le venía encima. Por aquel entonces contaba con 1.300 fieles soldados en su ejército de ‘apagafuegos’. Hoy apenas le quedan 917 sacrificados espartanos para cubrir una gigantesca extensión de 360 kilómetros cuadrados en la que estallan 30 incendios al día, el 95% provocados

Algunos barrios de la ciudad parecen la antesala del apocalipsis. Humeantes, han sido abandonados a su suerte ante la falta de recursos provocada por la declaración de bancarrota del pasado mes de julio. Detroit tiene una deuda de 19.000 millones de dólares y ni siquiera puede pagar el papel higiénico de las estaciones de bomberos, que han visto cómo su presupuesto se reducía en un 20% los últimos 12 meses

Los 917 valientes que aún quedan en el cuerpo de bomberos ponen su vida en peligro varias veces al día –a pesar de haber visto cómo les recortaban los salarios un 10% este año– para frenar la epidemia de incendios intencionados que han convertido a la capital de los grandes lagos en el lugar del planeta con mayor tasa de fuegos per cápita

La crisis ha convertido a detroit en el disneyland de los pirómanos: es una ciudad semiabandonada habitada por apenas 700.000 personas, después de haber perdido más de 1,1 millones de habitantes desde su época dorada, y cuenta con más de 80.000 casas abandonadas y 90.000 solares vacíos

Sin recursos

El departamento de bomberos sospecha que cada año arden hasta 5.000 viviendas y locales como consecuencia de los fuegos provocados. Sin embargo, oficialmente sólo 562 incidentes se consideraron intencionados en 2012. La razón: una ciudad en la que hay 30 incendios diarios, únicamente cuenta con 12 investigadores especializados

“Un fuego no es considerado provocado hasta que una investigación consigue probar que no se ha iniciado por causas accidentales”, ha explicado a reuters el comisionado austin, que admite que en el mejor de los casas “únicamente se inspecciona el 20% de los siniestros”

El número de expertos ha caído en un 60% en los últimos cuatro años. Muchos se han jubilado y no han sido sustituidos. Otros simplemente han preferido emigrar a otras ciudades que les aseguren cobrar a final de mes

Atrapados por el seguro

Cada año, los incendios provocados convierten en cenizas propiedades por valor de más de 200 millones de dólares, que suponen una losa que hunde aún más a la ciudad y a los pocos contribuyentes que aún quedan en ellas.

Las primas de los seguros se incrementan a razón de un 10% anual y se han llegado a dar situaciones tan inverosímiles como que un propietario que haya pagado 3.000 dólares por una casa desocupada tenga que abonar más de 5.000 dólares anuales por asegurarla

Una larga historia

El peligroso idilio de detroit con el fuego está a punto de celebrar las bodas de oro, como explican los cineastas tom putnam y brenna sanchez en su documental ‘burn’, un testimonio en primera persona de cómo los bomberos de la ciudad combaten la reciente escalada de incendios provocados

Todo comenzó la noche del 23 de julio de 1967. Aquella madrugada, una redada de la policía a un bar frecuentado por jóvenes de color dio origen a cinco días de violencia que provocaron centenares de incendios, además de 43 muertos, 1.189 heridos y más de 7.200 detenidos

Desde hace más de 30 años los vándalos también aprovechan la llamada ‘la noche del diablo’, un día antes de la celebración de halloween, para campar a sus anchas. A mediados de los 80 la cifra de fuegos intencionados llegó a alcanzar la insólita cifra de 800 en apenas unas horas de oscuridad