Información sobre vivienda y economía

Durante el verano aumentaron los divorcios un 12,5%: ¿Quién se queda con la casa cuando un matrimonio se rompe?

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Dicen que las vacaciones de verano son el caldo de cultivo perfecto para la ruptura de un matrimonio, y las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no hacen más que alimentar esta creencia: entre los pasados 1 de julio y 30 de septiembre se registraron en España 27.266 demandas de divorcio, lo que supone un aumento del 12,5% respecto al mismo periodo del año anterior.

De ellas, 16.456 fueron demandas de divorcio de mutuo acuerdo, que subieron un 12,7% respecto al tercer trimestre de 2013. Las demandas de divorcio no consensuado fueron 10.810, lo que supone un incremento interanual del 12,2%.

Las demandas de divorcio de mutuo acuerdo subieron en todas las Comunidades Autónomas, salvo en Canarias y en Navarra. Los divorcios no consensuados también se incrementaron en todos los territorios, excepto en Asturias, Cantabria y el País Vasco.

Y, una vez iniciados los trámites de divorcio, ¿Qué sucede con la vivienda familiar? En un primer momento primará la voluntad de las partes pero en caso de no haber acuerdo, se deberá acudir a la vía judicial y será el juez el que decida. 

Por norma general, cuando hay hijos menores de por medio el que obtenga la guarda y custodia será el que disfrute del uso de la casa, tal y como recuerda el despacho Sanahuja Miranda Abogados.

En el caso de que no hubiera hijos menores en común o bien se hubiera establecido una guarda y custodia compartida, el juez deberá atribuir el uso del domicilio al cónyuge que esté más necesitado. 

Si la vivienda arrastra una hipoteca a nombre de los dos cónyuges, se establece que ambos están obligados al pago, con independencia de quien tenga atribuido el uso de la vivienda.

Eso sí, el cónyuge que tenga atribuido el derecho de uso deberá asumir íntegramente los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación de la vivienda, incluidos los de comunidad, suministros e impuestos como el IBI.