Información sobre vivienda y economía

Las eléctricas cobran tarifas más caras por el alquiler de los contadores de luz

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha confirmado que las compañías eléctricas están aplicando tarifas no autorizadas por el alquiler de los contadores de la luz que aún no están adaptados a la telegestión. Según la asociación Facua-Consumidores en Acción, que presentó una denuncia al órgano regulador, los afectados pagan casi 4 euros más al año, lo que se traduce en decenas de millones de euros para las eléctricas.

El director de Energía de la CNMC, Fernando Hernández Jiménez-Casquet, ha confirmado a la asociación de usuarios que las eléctricas están aplicando una tarifa un 50% más elevada por el alquiler de contadores no adaptados a la telegestión que la autorizada para estos equipos de medida.

Las principales eléctricas llevan tiempo instalando nuevos contadores inteligentes, capaces de medir el consumo de la energía eléctrica por horas, tal y como establece el nuevo sistema de tarificación en los hogares y pequeñas empresas. La propia CNMC confirmó en un informe de finales de 2014 que 10,19 millones de contadores estaban listos para realizar las lecturas horarias remotas, integradas ya en el sistema. Su objetivo es alcanzar la conexión plena en 2018.

Sin embargo, tras esta denuncia se conoce que las empresas distribuidoras están cobrando equipos de medida monofásicos, que no son capaces de leer el consumo por horas, como contadores inteligentes  de telegestión, más caros.

Según Facua, las compañías cobran 0,9801 euros (0,81 más IVA) mensuales por los contadores inteligentes, mientras que el alquiler de un lector monofásico cuesta 0,6534 euros (0,54 más IVA) al mes.

Un afectado puede pagar anualmente 3,92 euros de más (0,3267 euros al mes) por el alquiler de un contador inteligente que, en realidad, no lo es. El beneficio para las compañías eléctricas puede llegar a alcanzar decenas de millones de euros.  Facua además denuncia la falta de control sobre la integración de los nuevos equipos de  medida de la energía que se consume en los hogares.