Información sobre vivienda y economía

Conexiones ilegales y manipulación de contadores hacen perder 150 millones anuales al sector eléctrico

El fraude en el suministro eléctrico lidera las pérdidas anuales del sistema que alcanza los 150 millones de euros anuales. Las conexiones directas a la red o la manipulación de los contadores han aumentado desde 2012 con una mayor profesionalización, según denuncia la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El órgano regulador pide cambios normativos para que las eléctricas asuman ese coste y no los consumidores, como hasta ahora.

Las pérdidas que sufre la red de distribución desde que la energía sale de las centrales hasta que llega a los hogares  han crecido desde 2012, que la CNMC valora en unos 150 millones de euros al año. Las principales causas de estas pérdidas son provocadas por el fraude en las conexiones al  suministro eléctrico (enganches directos a la red o manipulación de contadores). También se encuentran otros aspectos como fallos técnicos, lecturas no realizadas o falta de mantenimiento.

La CNMC ha detectado un aumento de la profesionalización y organización en este tipo de fraudes. Desde los enganches ilegales directos a la red de distribución con el potencial peligro de seguridad hasta la colocación de derivaciones en una instalación no prevista por contrato.

También, las compañías eléctricas informaron al órgano regulador de la manipulación de los registros de los contadores de luz o el interruptor del control de potencia, mediante la realización de puentes e instalando dispositivos alternativos.

El órgano regulador realiza una serie de recomendaciones para atajar estas pérdidas y actualizar la Ley del Sector Eléctrico para que sean las compañías eléctricas y no los consumidores quienes asuman estas pérdidas.

Con la actual normativa eléctrica, los consumidores son los que sufragan esos ‘fallos’ del sistema a través de los impuestos y no supone ninguna disminución de los resultados de las empresas eléctricas. La CNMC cree que hay que incentivar que las empresas controlen más el fraude por lo que pide que sean ellas las que asuman los costes.