Información sobre vivienda y economía

Ahora se construyen 11 veces menos casas que en el pico de la burbuja inmobiliaria

El parque de viviendas apenas creció un 0,19% interanual en 2015, añadiendo menos de 50.000 casas nuevas hasta situar el total de hogares en España en 25,5 millones. El dato es el más bajo de la serie histórica y supone 11 veces menos construcciones que en 2006, en el pico de la burbuja, cuando se terminaron 566.390 residencias. Desde 2010, apenas se han levantado poco más de 630.000 casas, frente a los casi tres millones de viviendas nuevas del boom inmobiliario entre 2004 y 2009, según los datos del Ministerio de Fomento.

El sector residencial en España aún está intentando hacer la digestión del empacho de viviendas que sufrió durante el boom inmobiliario entre 2004 y 2009. Según los últimos datos del Ministerio de Fomento, el parque de viviendas apenas aumentó en 2015 en 49.580 casas, un 0,19% respecto a 2014. Esta cifra es la más baja de la serie histórica, desde que Fomento tiene un recuento del número de hogares en España desde 2001 y representa un 91,2% menos que en pico máximo registrado en 2006, cuando se registraron 566.390 casas.

Esto no es solo un dato esporádico. Entre 2010 -cuando más se comenzó a notar los efectos de la crisis económica y el estadillo de la burbuja inmobiliaria- hasta 2015, apenas se han añadido al parque de viviendas 633.789 casas, con incrementos porcentuales por debajo del 0,8% al año. Si lo comparamos con los seis años anteriores, es decir entre 2004 y 2009, cuando se construyeron 2,98 millones de hogares, supone que la edificación se ha reducido en un 78,7% menos y hasta cinco veces que en plena expansión inmobiliaria en España.

Desde 2013, el número de casas ha caído por debajo de las 60.000 unidades al año. Otra comparativa con el boom inmobiliario es que entre 2005 y 2008 se llegaban a construir más de medio millón de viviendas cada año.

Por regiones, Andalucía cuenta con el mayor número de viviendas terminadas (4,40 millones de casas) por delante de Cataluña (3,89 millones), Comunidad Valenciana (3,17 millones) y Madrid (2,95 millones). En el lado opuesto, las regiones con menor inmuebles residenciales construidos son La Rioja (201.553), Navarra (317.420) y Cantabria (363.195).

Los mayores incrementos porcentuales respecto al año pasado corresponden al País Vasco, un 0,54% más de casas con 5.618 nuevas unidades para sus 1,04 millones de viviendas en la región. Le siguen Ceuta y Melilla, con un incremento del 0,5% con 273 casas.

El número de viviendas principales se quedó en 18,97 millones un 0,71% menos que en 2015, lo que supone la primera caída de viviendas habituales en los últimos 15 años. Sin embargo, el número de segundas y otras residencias creció un 2,3% interanual más para quedarse en 6,56 millones de unidades.