Información sobre vivienda y economía

Colau espera construir 8.854 pisos de alquiler asequible en 9 años

El plan de vivienda 2016-2025 está a punto de salir a andar. Con él, el Ayuntamiento de Barcelona creará un servicio púbico de la vivienda ante la problemática del alquiler en la ciudad después de alcanzar en 2016 los máximos históricos en el precio. El proyecto, que se aprobará hoy en el pleno del Consejo Municipal, servirá, en esencia, para gestionar las viviendas de alquiler y también hacer crecer el parque de vivienda social con los 18.500 pisos de alquiler asequible que quieren poner en el mercado inmobiliario.

El Ayuntamiento contará con el apoyo de CiU y Ciutadans y el rechazo de ERC, CUP y PP en el pleno para ratificar el plan de vivienda que incorpora la mayoría de propuestas presentadas por los grupos políticos y entidades sociales. La acción que quieren llevar a cabo y determina el proyecto es construir pisos para uso social. De los 18.500 pisos que levantarán durante los 9 años que dure el plan, 8.854 serán a cargo del nuevo Instituto Municipal de la Vivienda que creará el Ayuntamiento este año.

Este nuevo instituto municipal nacerá de la fusión del actual Patronato de la Vivienda y la empresa Barcelona Gestió Urbanística (Bagursa) y servirá para poner en marcha todas las acciones del plan de vivienda desde un único consorcio. El consistorio quiere construir a través de él una media de 800 pisos por año, cuatro veces más de lo que estaba construyendo hasta ahora. A estas promociones se les sumará las viviendas que se construyan fruto de la colaboración de "entidades sin ánimo de lucro", según ha declarado el Ayuntamiento.

Aun gastando 166 millones al año (1.666 a lo largo de todo el plan) para alcanzar este compromiso (72 millones de euros más que en el anterior plan), Javier Buró, gerente de Vivienda del consistorio, lamenta que "no se logrará llegar al 15% que establecía la Ley catalana de la vivienda", pero alcanzará para 2025 un 8% de alquileres públicos con el propósito del Ayuntamiento.

Garantizar la conservación del parque de vivienda privada también es uno de los grandes ejes de acción del nuevo plan. Se establecerá unos derechos de los propietarios a conservar las fincas y se habilitarán nuevas líneas de subvención para aquellos pequeños propietarios que necesiten hacer alguna rehabilitación en el interior de la vivienda. Se destinarán de las arcas públicas 300 millones de euros durante estos 9 años para esta cuestión.

En la línea de "promover el buen uso de las viviendas", el Ayuntamiento incentivará a esos propietarios que ayuden a engordar la bolsa de alquiler a través del programa "Tu tens la clau" (un juego de palabras: 'tú tienes la llave', pero que también se podría traducir por 'tú tienes la clave') con sus viviendas vacías o en desuso, un caramelo desaprovechado en una ciudad como Barcelona. De la misma forma, sancionará si se le da un uso especulativo a la vivienda bajo el criterio del consistorio.

El programa "Tu tens la clau" se caracteriza por tres puntos clave: el cobro del alquiler garantizado por el Ayuntamiento, acceso a ayudas para rehabilitar la vivienda y soporte y asesoramiento para hacer los trámites. 

Otras acciones a destacar del plan es la creación del Observatorio Metropolitano de la Vivienda con  el que elaborar un índice de precio del alquiler y así conocer el precio más recomendable según la ubicación, el tamaño, el estado u otros aspectos. El Observatorio, ya creado, está trabajando con otros actores del sector como los portales inmobiliarios (idealista, Fotocasa y Habitaclia), representantes de diferentes colegios de arquitectos, el portal de airbnb, entre otros para fijar este indicador.