Información sobre vivienda y economía

Un 20% de las casas a la venta procede de un divorcio

Autor: Redacción

La ruptura de un matrimonio supone la venta de la vivienda en común, en la mayoría de los casos. Según datos del INE, 120.000 parejas se separaron en 2016. En un 75% de los casos, la casa familiar sale al mercado, según un estudio realizado por la inmobiliaria Monapart, que ofrece cinco escenarios para resolver el 'conflicto’ con la vivienda: vender, seguir viviendo en ella de forma compartida, alquilar a un tercero o comprar/alquilar la casa a la expareja.

Cerca de dos de cada diez ventas de viviendas vienen motivadas por un divorcio o separación de una familia. Según un estudio de la inmobiliaria Monapart, un 75% de las desuniones de parejas producidas en 2016, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en 120.000, incluye la venta del hogar familiar. En torno a 70.000 casas en el mercado.

Según el informe realizado por la inmobiliaria, existen cinco escenarios para resolver qué hacer con este bien en común en caso de divorcio o separación de una pareja:

  • Vender la vivienda en común a un tercero, recoger beneficios y empezar una nueva vida cada uno por su lado.  
  • Conservar ambos la vivienda en propiedad, pero alquilarla a un tercero. Se mantiene el patrimonio en común y se convierte en una inversión a medias para conseguir rentabilidad. Monapart recomienda dejar la gestión del alquiler a un administrador para evitar algún conflicto.
  • Un alquiler interno, uno de los miembros pasa a ser arrendatario de la vivienda de la que es copropietario. Será imprescindible articular el contrato de arrendamiento de una forma coherente con la ley y regular adecuadamente el desarrollo del contrato.
  • Realizar una compraventa interna, un cónyuge compra la parte de la vivienda del otro. La valoración de la vivienda debe ser objetiva, justa y consensuada entre ambas partes.
  • Una solución transitoria. No hay que descartar otras opciones como crear un ‘piso nido', por el que la vivienda en común pase a ser el hogar de los hijos. Más normal para los casos de custodia.