Información sobre vivienda y economía

La compra y el alquiler de una vivienda, lo que provoca más problemas jurídicos a los españoles

Un inquilino que no paga la renta mensual, un error en la presentación de impuestos, una separación, una carta de reclamación… Los problemas jurídicos a los que se enfrentan los españoles son muchos y muy diversos.

Ésta es la conclusión que pone sobre la mesa el estudio que han presentado la consultora Kantar TNS y la plataforma online especializada en el área legal Rocket Lawyer.

Según la encuesta que han realizado para elaborar el estudio, hasta un 80% de los españoles ha tenido que enfrentarse alguna vez a algún problema jurídico. Un porcentaje superior al de otros países europeos. En Holanda, sin ir más lejos, el porcentaje se reduce al 75%, mientras que en Francia cae hasta el 58%.

Y si hablamos de conflictos jurídicos en nuestro país, no hay duda de que el sector inmobiliario es el gran protagonista. Tal y como afirma el estudio, más de la mitad de los españoles reconoce que ha tenido alguna vez problemas jurídicos relacionados con el sector inmobiliario. El más habitual es el relacionado con la compra de una propiedad, algo que ha afectado al menos una vez a prácticamente una de cada tres personas (un 31%) y hasta al 38% en el caso de los españoles de entre 35 y 55 años.

Los siguientes problemas más comunes están relacionados con el mundo de las finanzas (en concreto con los préstamos bancarios), con un 30%, y las cartas de reclamaciones o cancelaciones (26%), mientras que el alquiler de una casa ha generado problemas a uno de cada cuatro españoles (25%), proporción que se eleva hasta el 31% en el caso de los mayores de 55 años.

“Hablamos de situaciones muy comunes. En el caso del alquiler, por ejemplo, serían problemas relacionados con el impago de la renta por parte del inquilino o por la decisión del propietario de dar por concluido el contrato antes de tiempo y pedir al arrendatario que abandone el inmueble”, explica Teresa de Ledesma, de Kantar Millward Brown

Además de estos conflictos, el estudio señala que entre los conflictos jurídicos más habituales de los españoles también están los impuestos, el testamento, los certificados matrimoniales, los conflictos laborales, las separaciones y los divorcios. Por tanto, todos se concentran en tres grandes bloques: el inmobiliario y financiero, el personal y familiar y, por último, el administrativo.

Un país de tradiciones

España también registra unas estadísticas diferentes a los vecinos europeos en lo que se refiere a la fuente a la que acuden para resolver sus problemas jurídicos. El estudio asegura que nuestro país es más tradicional que Holanda y Francia, ya que la mayoría de las personas que acude a un abogado o asesor legal en busca de una solución. Eso es lo que afirman siete de cada 10 encuestados españoles, frente al 44% de los holandeses y al 42% de los franceses.

Con las fuentes online sucede justo lo contrario: menos de la mitad de los españoles las suele consultar (a no ser que sean problemas administrativos), mientras que para los vecinos europeos son un referente. Sin embargo, los expertos esperan que el uso de plataformas online especializadas en temas legales vaya aumentando en el mercado doméstico, principalmente de la mano de los usuarios más jóvenes.

“A pesar de que España ha sido un país que tradicionalmente consulta a un abogado físico cuando se enfrenta a un problema jurídico, actualmente las soluciones online, como los sitios web especializados, cada vez tienen más calado en nuestra sociedad. Los españoles son consumidores conectados y están acostumbrados a resolver sus necesidades y problemas a través del mundo online”, añade De Ledesma.

La alternativa de Rocket Lawyer

Conscientes de que las herramientas digitales son una parte importante en la vida de los usuarios, la plataforma Rocket Lawyer ha anunciado la puesta en marcha de nuevos servicios.  

“Muchos particulares y empresas no encuentran solución a sus problemas jurídicos. Por eso nuestro objetivo es dar respuesta a las necesidades de los consumidores con un producto sencillo y asequible”, explica Alejandro Elduayen, Director de Marketing Digital de Rocket Lawyer España.

Si hasta ahora la plataforma ofrecía guías legales gratuitas y sencillas, ahora los usuarios podrán adquirir documentos jurídicos (contratos y cartas) personalizados a través del servicio ‘Pago por documento’, o bien optar por un modelo de suscripción mensual con acceso a todos esos documentos en todas las áreas del derecho, así como al servicio ‘Abogado a la escucha’, que permite consultas jurídicas gratuitas y personalizadas.

Ya están disponibles guías como el arrendamiento de una vivienda, la contratación de un empleado por parte de una pequeña empresa, el incumplimiento de un contrato, una carta de reclamación de un consumidor o un contrato mercantil. Mientras que a partir de ahora el usuario también podrá crear documentos personalizados a través de la plataforma, así como contactar con un abogado especializado en la materia donde se haya producido el conflicto jurídico.

Con estas novedades, Rocket Lawyer no solo prevé convertirse en una herramienta útil para el consumidor, sino ser también un puente entre abogado y cliente y promover una relación entre ambos fuera de la propia plataforma.

Esta estrategia será la misma que adopte en otros mercados europeos. La firma estadounidense ya está presente en España, Holanda y Francia, pero prevé iniciar este mismo año su expansión por otros países como Alemania, Italia o Dinamarca.