Información sobre vivienda y economía

Las empresas inmobiliarias también se recuperan a dos velocidades

Autor: Redacción

El número de empresas destinadas a actividades inmobiliarias creció un 7% en 2016, pero se siguen produciendo diferencias entre compañías por la actual coyuntura económica y social. Mientras las comercializadoras de viviendas están tirando del sector gracias al impulso de las compraventas de casas, las empresas de la construcción evolucionan de forma más gradual, ante la lenta recuperación de la edificación residencial, según CaixaBank Research.

Los bajos tipos de interés han propiciado una mejora del acceso a la financiación a las familias, que ha permitido un impulso de la compra de viviendas desde 2014. Esto ha propiciado que la actividad de las empresas relacionadas con la comercialización de inmuebles sea “vigorosa”, según el informe mensual de CaixaBank Research.

Por otro lado, las empresas constructoras evolucionan a un ritmo más gradual, a la par que la lenta recuperación de la edificación nuevas viviendas, que se encuentra aún en los niveles más bajos de la historia. El legado del estallido de la burbuja inmobiliaria, con un ingente stock de vivienda nueva, aún lastra el crecimiento de la construcción residencial.

El número de empresas destinadas a la construcción de edificios sigue reculando, aunque cada vez a un ritmo menor. Los números son algo más positivos en cuanto a los datos de em­­pleo: en 2016 la ocupación aumentó un 5,3%, aunque en la actualidad, este subsector tiene menos de la mitad de los afiliados que registraba en 2009”, destaca la oficina de estudios de la entidad.

Los últimos resultados financieros de las compañías dentro del sector inmobiliario han confirmado la evolución dispar entre los sectores de la comercialización y a la construcción. Pese a que los beneficios de las compañías cotizadas de la cons­­trucción aumentaron un 18% en 2016, siguen en números rojos. Pero los resultados de las empresas inmobiliarias dedicadas a las actividades co­­merciales obtuvieron un beneficio cuatro veces mayor que en 2015.

CaixaBank espera que la construcción de viviendas recupere el protagonismo de antaño a la par que el stock de vivienda siga reduciéndose.