Información sobre vivienda y economía

La locura de los precios en Palma: ya se alquilan hasta tiendas de campaña por noche

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

A principios de marzo pasado, el diario balear Última Hora publicó unas fotografías sobre los nuevos alojamientos turísticos en Palma de Mallorca: tiendas de campaña, tipis y hasta casas de madera sobre troncos de árboles. “Con un trozo de terreno es posible montar un resort con varias tiendas de campaña adquiridas en grandes almacenes”, decía con sorna el periódico.

¿Duchas? Una manguera al aire libre. ¿Retrete? Un cajón. ¿Precio? 35 euros la noche, con la ventaja de estar en un entorno natural rodeado de vegetación. 

Esto es la consecuencia de dos cosas: más turistas cada año, pero oferta insuficiente. De hecho, a mediados de marzo pasado, la edición balear de El Mundo publicó la siguiente noticia: “Palma se queda sin pisos de alquiler”. Y añadía que Palma era la ciudad de España donde era más rápido alquilar un piso.

Desde hace tiempo, alquilar una vivienda en Mallorca, Menorca o Ibiza en un negocio redondo. “En el piso de abajo empezaron a hacer obras de rehabilitación para alquilar, y en un día el dueño recibió 40 llamadas”, dice Aranza Espí, que lleva 20 años viviendo en la isla. “Nunca había visto esto”.

La demanda es tan potente, que hay camareros que pasan seis meses en las islas, pero durmiendo en furgonetas para no gastar e los elevados alquileres.

Otros profesionales de mayores ingresos que se han trasladado a trabajar a las islas, como médicos o ATS, están regresando a sus lugares de origen porque sencillamente, no pueden gastarse la mayor parte del salario en el alquiler. Por ejemplo, un estudio de 30 metros en Palma cuesta 1.200 euros al mes (oferta en idealista).

En Ibiza, por ejemplo, una habitación en temporada alta puede costar 500 euros al mes.

Airbnb ha recibido duras críticas por alojar en su página web ofertas como esta que reflejaba Ultima Hora. “Acampa tienda en los naranjos”. Se trataba de una tienda de campaña de cuatro plazas situada en medio de unos naranjos, pero también se podían elegir limoneros o algarrobos. El colmo es un tipi en Picafort, la típica tienda india en forma de cono, que se alquila por 38 euros al día, “con colchón de matrimonio”. Lo llaman Experience Nature, pero la directora de Turismo Balear salió en los medios avergonzada diciendo: “Esto no es una oferta de calidad”.

Quizá no parezca una oferta de calidad, pero si sigue existiendo y los precios suben, es porque los turistas lo pagan. 

¿Y comprarse una vivienda? Palma de Mallorca es la segunda ciudad española donde más han subido los precios de la vivienda. Según el índice idealista, las viviendas de segunda mano han subido un 25% en los últimos dos años. Solo Barcelona está por delante con una subida del 29%.

Lo peor está por venir. España ha roto los records de llegadas de turistas en los últimos años. Y 2017 parece ser “el año de todos los records”. De modo que los habitantes de las islas Baleares se preparan para una de sus temporadas más intensas: los propietarios de viviendas para alquilar, ya se frotan las manos. Pero los habitantes de siempre se echan las manos a la cabeza porque tanto turismo está degradando su modo de vida.