Información sobre vivienda y economía

El precio de la vivienda de lujo podría caer hasta un 20% en Cataluña en los próximos meses

Autor: Redacción

La vivienda de lujo catalana estaba en su mejor momento. Hasta mediados de 2017, este mercado se había visto beneficiado por varios factores como el resultado del Brexit y la caída de la libra esterlina, unas mejoras en la financiación hipotecaria y un aumento de ingresos gracias a la rentabilidad de viviendas puestas en alquiler. Pero desde hace un mes todo ha cambiado. Según Barnes Spain, se estima una caída en la vivienda de lujo en Cataluña de hasta el 20% en los próximos meses. ¿La razón? Varias consultoras inmobiliarias apuntan al contexto político de la comunidad.

El mercado inmobiliario de Cataluña acumulaba unos números para cerrar este año con buena nota. El PIB creció un 0,8% en el primer trimestre del año, la economía mantenía un buen comportamiento y la tasa de paro había bajado. Entre enero y junio las ventas habían subido un 42,3% respecto al mismo periodo del 2016, según datos de Lucas Fox. Pero el 1 de octubre fue un punto de inflexión y ha alterado la recta final. Con el referéndum por la independencia de Cataluña celebrado ese día, se destapó la incertidumbre entre los inversores interesados en la comunidad autónoma y, en especial, en Barcelona.

Desde Uxban, inmobiliaria enfocada en la promoción de viviendas de alto standing, la venta de inmuebles de lujo ha caído en picado en las últimas semanas. “Tanto la incertidumbre como la propia declaración de independencia (DI) pondrían fin a la espectacular subida de precios que han experimentado este tipo de inmuebles desde 2012”, declara Gonzalo Robles, socio fundador de Uxban.

De la misma forma lo avala el estudio realizado por la inmobiliaria de lujo de origen francés Barnes. “A la situación actual se suma que los inmuebles disponibles en el mercado no corresponden a la demanda del comprador”, argumenta la firma. “En estos momentos, el mercado ha pasado de estar dominado por los vendedores a ser de los compradores”, asegura Emmanuel Virgoulay, socio fundador de la compañía gala. No obstante, consideran que el mercado inmobiliario catalán se adaptará al actual contexto con una deflación del mercado y una bajada de precios que “se habían disparado de forma desmedida”, argumenta Virgoulay.

Aun así, desde la firma francesa se mantienen optimistas, pues Barcelona, la capital catalana, sigue despertando interés entre los inversores y “las crisis siempre generan nuevas oportunidades de negocio, como pasó con la de Lehman Brothers en 2008”, sostiene el socio fundador.

El sector del alquiler, por su parte, no se está viendo afectado por el panorama político. Según Barnes, se mantienen las rentas y la demanda sigue su tendencia al alza. Pero puntúan: “si continúa la fuga de empresas y se reduce la demanda del mercado del alquiler, por lógica, bajarán los precios”.