Información sobre vivienda y economía

Así es el búnker oculto entre dos casas que mantuvo a salvo el secreto mejor guardado de Alemania

Dos humildes casas esconden un gran secreto
La pequeña localidad de Cochem-Cond oculta vestigios de las dos Alemanias / Messy Nessy Chic
Autor: Redacción

Entre dos casas aparentemente inocentes, ningún habitante del pueblo alemán de Cochem supo que durante la Guerra Fría se escondieron 15.000 millones de marcos alemanes bajo las calles de la ciudad.

En 1962, con la inminente amenaza de Guerra Fría y la hiperinflación, el gobierno alemán ordenó una impresión masiva de emergencia del marco alemán, la moneda oficial de Alemania Occidental (RFA). El colapso de toda la economía nacional era una posibilidad muy real detrás de la Cortina de Hierro, y el mayor temor era la introducción sistemática de dinero falso que afectara a la economía alemana.

Para almacenar miles de millones en divisas de emergencia que podrían reemplazar rápidamente a los 'viejos' billetes de banco, construyeron un refugio que podría resistir un ataque nuclear, pero lo hizo en el lugar menos pensando, en medio de una encantadora ciudad antigua conocida como Cochem-Cond.

Se eligieron dos casas discretas para ocultar la entrada secreta del búnker que se oculta tras pesadas puertas de acero que conducían a un pasillo aparentemente interminable y con una red de túneles de 300 metros de largo.

A unos pocos residentes que vivían en las casas vecinas se les informó que se estaba construyendo un "refugio pequeño contra guerras". Para evitar que la noticia se propagase más por la ciudad, se les dio permiso especial para acceder al refugio en caso de un ataque atómico, pero se les advirtió de que no habría espacio suficiente para sus familias si contaban a otros aldeanos que existía este refugio subterráneo.

De hecho, el búnker de unos 1.400 m2 fue construido para soportar un ataque nuclear, con un intrincado sistema de aire, electricidad y agua que podría mantener a los empleados seguros bajo tierra durante 14 días en caso de emergencia.

El dinero comenzó a llegar discretamente a Cochem en 1965. Las casas contenían bóvedas de acero a 30 metros bajo tierra con tres llaves diferentes y una combinación de cerradura de alto secreto que sólo conocían funcionarios de Frankfurt.

Durante dos décadas, dos veces al año, los empleados del banco central contabilizaron el dinero que había y se dice que llegó a haber el equivalente a 9.000 millones de dólares de hoy en día. En 1988, la moneda de emergencia fue destruida y el banco desalojó el búnker. Pero éste se ha mantenido prácticamente sin cambios durante casi 30 años.

En 2014, un empresario compró el búnker por 500.000 euros y lo convirtió en museo el año pasado, lo que significa que ahora puedes visitar el secreto mejor guardado de Alemania.