Información sobre vivienda y economía

Las cualidades que debes buscar en una vivienda si vas a comprarla como inversión

Autor: Redacción

Comprar una casa para destinarla al alquiler es una alternativa de inversión que está ganando cada vez más peso. Y es que, con un mercado dominado por los bajos tipos de interés y unas rentabilidades casi en mínimos, con esta opción se puede conseguir un rendimiento superior al 7%, según los datos de idealista.

Ahora bien, para conseguir estas cifras hay que saber elegir una vivienda. ¿Y cómo identificarlo? Para responder a esta pregunta, resumimos las cualidades que destaca la red de franquicias Alfa Inmobiliaria en su último informe:

  • Elegir bien la ciudad. La localización de la vivienda es uno de los factores importantes a la hora de elegir cuál comprar. Y, según Alfa Inmobiliaria, Madrid y otras ciudades como Valencia, Sevilla, Coruña, Santander, Bilbao, Zaragoza son actualmente las que cuentan con mayores posibilidades de incrementar su precio en un corto espacio de tiempo.
  • Buscar en la ciudad de residencia. Situaciones como un cambio de inquilino o una avería te obligarán a desplazarte hasta la vivienda para solucionarlo, por lo que la cercanía siempre es un punto a favor.
  • Analizar pros y contras de cada zona. El segundo factor a tener en cuenta es decidir en qué parte de la ciudad vas a invertir. En este sentido, lo mejor es analizar las ventajas y los inconvenientes de cada una. La mayor rentabilidad suele estar en las zonas más céntricas y consolidadas, pero también conviene tener en cuenta las perspectivas de crecimiento de las zonas más periféricas. “A veces las zonas más modernas y dinámicas de una ciudad esconden verdaderos tesoros, con rentabilidades que duplican a las que ofrece el centro”, señala el estudio.
  • Buscar precios que estén por debajo de la media. La tercera clave se basa en comprar viviendas por debajo de su precio habitual, ya que ello garantizará que la inversión sea rentable. Para ello debemos realizar un estudio completo y reflexivo de todos los elementos. Es posible encontrar viviendas a bajo precio por su mal estado de conservación, viviendas que proceden de una herencia en la que los herederos necesitan deshacerse cuanto antes del problema o simplemente viviendas que por la necesidad de vender estén por debajo de su precio estimado. Alfa Inmobiliaria recomienda recurrir al valor del precio medio de la zona que ofrecen organismos oficiales o plataformas inmobiliarias como idealista.
  • Una rentabilidad ajustada al precio. Una cosa es buscar oportunidades y otra, comprar una vivienda porque sea barata. Según el estudio, “no es tan importante el bajo el precio de compra de un inmueble como la rentabilidad que vayamos a conseguir. Hay zonas en las que podemos encontrar precios muy bajos, pero también pueden ser zonas en las que es muy difícil alquilar, o bien no hay suficiente demanda o los precios de los alquileres son muy bajos”.
  • Los gastos de mantenimiento, controlados. También es importante cerciorarse de que los gastos de mantenimiento no van a echar por tierra la operación. Hay edificios que necesitan rehabilitaciones especiales, y es por ello que su dueño tenga prisa por deshacerse de la vivienda. Como insiste la red de inmobiliarias, “es importante revisar minuciosamente los gastos de estas acciones, o si los gastos de comunidad se reparten entre muy pocos vecinos…, pues unos pagos mensuales elevados harán menos rentable su inversión.
  • Revisar los impuestos asociados a la compraventa. El comprador de vivienda nueva debe soportar un IVA del 10% en la mayoría de los casos (los porcentajes son inferiores en el caso de algunos tipos de viviendas protegidas), incluidos los garajes y anexos que se transmitan conjuntamente para un máximo de dos plazas de garaje. Sin embargo, la vivienda de segunda mano debe soportar el ITP (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que oscila entre el 6% y el 11%, en función de la comunidad autónoma donde se ubique la vivienda). En ambos casos se trata de un importe elevado que puede postergar en muchos meses la recuperación de la inversión.
  • Analizar si compensa una vivienda que necesite reformas. Adquirir una vivienda para reformar puede aportar interesantes ventajas, sobre todo si hablamos de un inmueble situado en el centro de una gran ciudad. Sin embargo, en este caso es necesario que el precio de compra sea lo suficientemente bajo y la reforma asequible para garantizarnos la rentabilidad esperada.
  • La costa, el plan b. A pesar de que tener la vivienda cerca es una ventaja, la costa española es un filón para los turistas nacionales e internacionales. Si la vivienda está bien comunicada y cuenta con una oferta de servicios y comercios, puede ser una alternativa.