Información sobre vivienda y economía

El Parlamento vasco pide vincular el precio del alquiler al IPC

la consejería de Vivienda del Gobierno vasco ultima el Plan Director de Vivienda 2018-2020 / Gtres
la consejería de Vivienda del Gobierno vasco ultima el Plan Director de Vivienda 2018-2020 / Gtres
Autor: Redacción

Esta semana, la consejería de Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco trasladó a los grupos políticos las principales líneas del Plan director de vivienda. Entre las propuestas, el equipo quiere que el precio del alquiler se vincule al IPC, de forma que "se eviten subidas especulativas", planteó el consejero Iñaki Arriola. Para ello, necesitarían modificar la LAU, que depende del ministerio de Fomento.

Es por ello que los grupos políticos que integran la Cámara vasca aprobaron el pasado viernes una resolución para que el Ejecutivo central reformara la ley de Arrendamientos Urbanos en este sentido. La propuesta, que parte del equipo de Urkullu, fue respaldada por el resto de formaciones. Aprovecharon también para solicitar que se alargue la duración mínima de los contratos de alquiler, actualmente a tres años, y que volvieran a los cinco años.

En la elaboración del Plan de Director de Vivienda 2018-2020, el socialista Arriola dio luz verde a una iniciativa de la formación morada, quienes reclaman un informe "sobre el impacto de los pisos turísticos en el alza de las rentas". De la misma forma, también se apoyó realizar un informa sobre cómo utilizar la política fiscal para estimular el alquiler y la rehabilitación del parque de vivienda. 

Otra medida que recoge el borrador es la modificación de la ayuda conocida como prestación complementaria de vivienda, esto es, que las personas que actualmente la perciben no dejen de recibirla si hay recorte de derechos tras la reforma de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

Actualmente, hay 65.027 familias inscritas para demandar viviendas. Según explicó el consejero Arriola, "ocho de cada diez se inclinan por el alquiler frente a la compra, al revés de lo que ocurría antes de la gran recesión. Esta opción abrumadora se explica porque el 84% de los demandantes ingresa un máximo de 20.000 euros. Con ese dinero difícilmente cabe vivir e hipotecarse".

En esa línea, el consejero abogó por diversificar los destinatarios de un edificio de alquiler protegido, de forma que se evite "crear guetos". También destacó la importancia de potenciar la rehabilitación de viviendas, ya que el parque de Esukadi está envejecido, con lo que urge renovarlo "sobre todo para garantizar la accesibilidad y la eficiencia energética".