Información sobre vivienda y economía

Las plantas que decoran tu casa tendrán 'ojos' para mantenerte a salvo

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Es fácil imaginar nuestro hogar del mañana con cierto futurismo tecnológico, repleto de comodidades modernas: pantallas táctiles, robot cocineros, habitaciones inteligentes… y por supuesto, elementos tradicionales como pueden ser unas bonitas plantas. Sin embargo, un día aquellas plantas, aparentemente ornamentales, comienzan a brillar con un tono fluorescente un tanto sobrecogedor. Nos están avisando de que quizás la casa tenga un problema de moho o unos niveles de monóxido de carbono demasiado altos.

En efecto, en un futuro las plantas de nuestra casa podrían ser algo más que decoración natural: serían biosensores que controlasen el entorno doméstico y detectasen agentes tóxicos. Un nuevo artículo de la revista ‘Science’, elaborado por investigadores de la Universidad de Tennessee (Estados Unidos), detalla las posibilidades que hay de integrar plantas genéticamente modificadas en la arquitectura de casas y oficinas para monitorizar el ambiente y avisar en caso de amenazas tóxicas.

Plantas de interior para controlar la salud del hogar

Esta idea surge de un grupo de investigadores de la Universidad de Tennessee de dos disciplinas que aparentemente no están relacionadas, pero cada vez se asocian más: la arquitectura y las ciencias biológicas. Este proyecto en concreto explora la viabilidad de diseñar plantas de interior que den señales cuando detecten ciertos contaminantes ambientales. También analiza cómo estas podrían integrarse mejor en los diseños de la casa, ya sea en paredes o macetas.

Foto: University of Tennessee Institute of Agriculture
Foto: University of Tennessee Institute of Agriculture

Las plantas cambiarían de color para avisar a los inquilinos de que los niveles de radón o monóxido de carbono son demasiado altos. También podrían alertar si detrás del papel tapiz del baño se está desarrollando moho, o que alguien de la casa está pasando por un proceso gripal y exhalando partículas del virus por la boca, entre otros peligros. En definitiva, una alarma natural que vela por la salubridad de la casa y el bienestar de sus integrantes.

De momento, las variedades de plantas que más enteros han ganado para el proyecto son aquellas con hojas grandes y abigarradas con flores de color claro, ya que en ellas los cambios de color serían más fáciles de detectar. El grupo de científicos capitaneados por el profesor Neal Stewart ha empezado los experimentos con una planta de tabaco (‘Nicotiana tabacum’), que cumple a la perfección todas estas características, añadiéndole una proteína naranja fluorescente.

Las plantas pueden cambiar de color o presentar fluorescencia cuando se exponen a peligros. Hace tiempo que la comunidad científica descubrió cómo hacer que las plantas fueran bioluminiscentes: lo consiguió insertando los genes de medusas fluorescentes en las células de la planta, un logro que ha llamado mucho la atención en el mundo de la arquitectura y el urbanismo verde. Este proyecto pretende ir un paso más allá y hacer que la fluorescencia se encienda solo en presencia de ciertos estímulos como el radón o el moho.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Para que este experimento funcione de verdad en el día a día, no valdría con un par de plantas en casa, sino con una buena masa visible que nos diera la mayor información visual. Por ello, los investigadores tratan de integrar este invento en la casa a través de una ‘pared de plantas inteligente’. Cubrir todo un muro de forma vegetal podría ser una buena solución estética y a la vez daría la densidad de follaje suficiente para notar bien cualquier cambio de color o fluorescencia. Además, esta pared podría ubicarse cerca de los respiraderos de ventilación y aire acondicionado de la casa, que es el lugar de la vivienda donde más se concentran los gases de compuestos orgánicos volátiles (VOC).

Esta idea de usar las plantas como biosensores no es nueva y se está intentando aplicar en otros sectores. Por ejemplo, una investigación ha demostrado que las plantas pueden modificarse genéticamente para detectar TNT, lo que ayudaría a crear sistemas de seguridad aeroportuaria basados en estas. Así, los pasajeros pasarían por un jardín cuyas plantas alertarían a las autoridades sobre la presencia de drogas o explosivos. Otra investigación ha demostrado que la luminiscencia también se puede utilizar para detectar enfermedades propias, lo que permitiría a los agricultores saber si existe una amenaza en el cultivo o invernadero y atajarla a tiempo antes de que se extienda.

Las plantas también te dirán la hora

Las plantas domésticas del mañana no solo velarían por nuestra salud, sino que incluso podrían darnos la hora. Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos, comandados por la Universidad de Bristol, ha descubierto que ajustan su ritmo circadiano diario al ciclo de día y noche midiendo la cantidad de azúcares que hay en sus células. Eso quiere decir que los vegetales son capaces de estimar la hora exacta del día por los niveles de azúcar que disponen.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El estudio, publicado en la revista ‘Current Biology’, ha descubierto que el proceso del reloj corporal de la planta se sincroniza con el del ambiente, es decir, con el paso de los minutos y horas. “La planta mide continuamente la cantidad de azúcar en las células y utiliza esa información para realizar los ajustes necesarios y sincronizarse así con el ambiente”, explica Antony Dood, profesor de la Universidad de Bristol. Esto, además, lo podemos detectar nosotros midiendo los azúcares que producen durante la fotosíntesis, que lleva a que la planta cambie de ritmo y de provisión de energía según el momento de día.

Hasta ahora no había constancia de este mecanismo que sincroniza el reloj corporal de las plantas con el reloj real del ambiente. Por lo tanto, este descubrimiento abre la puerta a interesantes proyectos de cara al futuro, tanto en materia de agricultura como en sectores menos relacionados como la arquitectura. Porque como hemos visto con el estudio de las plantas biosensores del hogar, el mundo vegetal coge mucha importancia en el diseño de las casas del mañana. Si queremos utilizar plantas como alarmas biológicas, ¿por qué no utilizarlas como relojes biológicos también?