Información sobre vivienda y economía

Casas u oficinas en contenedores marítimos, una propuesta de Housing

Pixabay
Pixabay
Autor: Lucía Martín (colaborador de idealista news)

No, no todo es vivir en La Finca, ni tener un ático, ni siquiera, una casa prefabricada de madera. Opciones hay muchas, cada vez más y de eso vamos a hablar, del proyecto de un andaluz que le ha hecho llevarse ya algunos premios y sobre todo, a recibir muchas llamadas.

Nos referimos a la idea de Roberto Ramírez, impulsor de Housing y finalista de la II edición del concurso Innovation Talks 8x8, evento impulsado por Grupo Joly y BBVA. Ramírez pretende con su idea revolucionar la forma de construir en España y lo quiere hacer presentando los contenedores marítimos como propuesta residencial. Y desde luego, no será por espacio, porque espaciosos son.

Los ISO Containers son módulos con forma rectangular utilizados habitualmente en el transporte de mercancías de grandes barcos. Desde hace unos años han saltado al mundo de la arquitectura y ya se contemplan como una solución habitacional enfocada, sobre todo, a personas que buscan otras alternativas a la vivienda, con gusto por el diseño, lo diferente, preocupadas por el reciclaje y el medio ambiente.

Housing recicla contenedores marítimos y plantea diferentes alternativas, según las necesidades: piscinas modulares, oficinas de jardín, garajes subterráneos, bares o restaurantes, etc. Y lo positivo es que acorta los plazos de ejecución de una obra convencional. “Por ejemplo, en la costa y con las últimas desgracias materiales provocadas por las inclemencias del tiempo, sería una solución para bares y chiringuitos de playa”, explica.

Su idea, en fase de proyecto, contempla también ofrecer viviendas modulares: “Es nuestra joya de la corona, el container se utiliza como estructura, sustituyendo la cimentación de la construcción tradicional por un soporte del mejor acero. Los containers son muy sólidos, aguantan gran cantidad de peso, están preparados para largas travesías por el mar”, aclara. Y además, evidentemente, seguirían un tratamiento de aislamiento térmico y sonoro, para poder servir de vivienda.

Los contenedores marítimos tienen una vida útil de entre siete y 14 años: “Un contenedor de segunda mano cuesta unos 2.000 euros, el de 12 metros”, aclara el emprendedor que antes se dedicaba a montar estructuras aeronáuticas. “Los contenedores soportan 30.000 kilos de peso, es una estructura que merece una segunda oportunidad”, añade.

Y esa es la que le quiere dar ahora con su proyecto: la forma rectangular del habitáculo además, permite soluciones atractivas, pudiendo trabajar con ellos como si de un juego de lego se tratase. “A la base del contenedor se le añaden nuevos materiales, los aislantes, revestimientos exteriores, energías limpias y otros avances y todo eso supone una vivienda eficiente y ecológica”, explica.

¿Precio para el consumidor final? Entre unos 700/800 euros el metro cuadrado. Actualmente están en conversaciones con un hotel. Ramírez cruza los dedos y espera que lo del hotel llegue a buen puerto. Tratándose de contenedores marítimos, apostamos a que sí.

Mira estas piscinas en contenedores marítimos que se instalan en unos minutos