Información sobre vivienda y economía

La vivienda y el Ibex 35 superan los niveles de 2007 gracias al alquiler y los dividendos

Autor: Rubén Lapetra-Finect (colaborador de idealista news)

¿Qué va a ir mejor: la bolsa o el ladrillo? Dos de los destinos favoritos de la inversión de los españoles se miden regularmente en las estadísticas y titulares de prensa con desigual resultado dependiendo del periodo elegido. Tanto el Ibex 35 como el precio de la vivienda comparten su máximo a finales de 2007, antes del estallido de la crisis financiera internacional que asoló la economía española.

Una década después, ¿en qué nivel de la recuperación se encuentran ambos mercados? Si miramos a Wall Street no hay duda: los máximos históricos campan a sus anchas. Si tenemos de frente a la renta fija mejor mirar para otro lado con el escenario de tipos cero que se ha desplegado en Europa. Y es que en EEUU el precio del dinero se ha encarecido nueve veces desde 2015 hasta situarse actualmente entre el 2% y el 2,25%.

En el caso de la bolsa española (y europea), la situación es radicalmente distinta. En el Ibex 35, la referencia bursátil doméstica, la caída desde los máximos todavía ronda el 38%, mientras que en el caso del precio de la vivienda la rebaja es del 25%, según el índice Idealista 50, que mide en puntos la evolución de precios de oferta (venta) de 50 provincias ponderadas por su PIB para que tenga un mejor reflejo del mercado inmobiliario.

¿Qué ocurre si se incorpora el dividendo y el alquiler?

Sin embargo, una parte de los inversores a largo plazo en ambos activos ven la foto actual de otra manera e, incluso, en positivo pese a las abruptas caídas que todavía registran los gráficos de precios. Son aquellos que incorporan a la ecuación el cobro de rentas por alquiler o los dividendos que pagan las empresas cotizadas.

Según un estudio de Idealista, la rentabilidad bruta de la vivienda en España oscila entre el 4,3% y 7,8% anual en el segundo trimestre de 2018, porcentajes que relacionan precio de compra y su alquiler. Dicho de otro modo: por cada 100.000 euros invertidos se obtendrían entre 4.300 y 7.800 euros anuales. Si a la evolución del índice de precios Idealista 50 le añadimos las rentas del alquiler, la rentabilidad total (precio y renta) no sería una caída del 25%, sino un rendimiento positivo acumulado que oscila entre el 7% y 27%, según la estimación a partir de estos datos.

Lo mismo ocurre en bolsa. Mientras el Ibex 35, que no recoge los pagos de dividendos, cae un 38% desde los máximos de finales de 2007, su versión con dividendos (Ibex 35 Total Return) sube un 6% desde entonces y ha marcado máximos históricos en los últimos 12 meses. La bolsa, que goza de mayor liquidez (facilidad para comprar y vender) que la vivienda, ofrece datos al detalle de ese extra de rentabilidad que supone el dividendo.

Durante los últimos 10 años, las empresas españolas que cotizan en bolsa han repartido la friolera de 288.000 millones de euros en dividendos, según datos de BME recopilados por Finect. Son pagos brutos, sin tener en cuenta las correspondientes retenciones fiscales, pero reflejan la importancia del dividendo a la hora de calcular las rentabilidades.

Solo en 2017 se pagaron 27.844 millones. Se trata de una cantidad que supera el 4% de rentabilidad bruta, es decir, por cada 100.000 euros invertidos se habrían obtenido 4.000 euros. Desde 2008, y por primera vez, la rentabilidad por dividendo del índice Ibex 35 ha superado al rendimiento del bono a 10 años del Tesoro Público. En ese mismo plazo, los dividendos de las 35 del Ibex han rentado en torno al 4% anual e incluso llegó a superar el 10% en 2012.

Desde Idealista y Finect te traemos esta herramienta para que puedas calcular de forma rápida y sencilla cuántos dividendos has cobrado por las acciones de una empresa mientras las has tenido en cartera.