Información sobre vivienda y economía

Así predicen los arquitectos del presente cómo serán las casas del futuro

Foto: Youtube
Foto: Youtube
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Al igual que ocurre con el resto de sectores, la industria de la construcción y los conceptos que giran en torno a la arquitectura están sufriendo multitud de alteraciones. Aquellos principios que algunas décadas atrás parecían inamovibles ahora son cuestionados por los propios arquitectos, que ven cómo los conceptos tradicionales deben adaptarse a las nuevas circunstancias de la sociedad. Hay quien habla incluso de un nuevo tiempo: la era posdigital, donde los arquitectos diseñarán los entornos del futuro en código, para que más tarde los robots se encarguen de hacer realidad esos diseños.

Y cada vez son más los arquitectos con nuevas soluciones con las que intentan responder y afrontar los desafíos de las ciudades del futuro. Desde construir por los cielos y que el precio del suelo no suponga un escollo a la hora de acceder a una vivienda hasta anticiparse a las catástrofes naturales y que estas no causen estragos en las ciudades, pasando por los que proponen un nuevo ciudadano nómada que pulule por el mundo habitando pequeñas unidades o viajando de un lugar a otro con su propia casa encima.

De lo que se trata al final es de aumentar la versatilidad de las construcciones del futuro: ampliar una vivienda según las necesidades de quienes la habitan, incorporando nuevos espacios o eliminando aquellos que ya no se utilizan; trasladar los establecimientos de forma sencilla si la ubicación no resulta apropiada para el negocio… Todo de una forma sencilla, haciendo uso de las nuevas tecnologías para agilizar los procesos.

Construcciones sobre el agua o en las alturas

El planeta en el que vivimos juega un papel clave en muchas de las propuestas que los arquitectos de todo el mundo presentan para el futuro de las viviendas. En el estado actual en que se encuentra el medioambiente, con los expertos alertando de las consecuencias del calentamiento global en nuestras vidas, son muchos los que apuestan por buscar alternativas y construir sobre el agua. Los hay que, como William Maddinson, quieren anticiparse a las posibles situaciones que provoquen las inundaciones. Por ello, proponen que las casas construidas sobre los ríos tengan fachadas hinchables, para que sus habitantes puedan sobrevivir en caso de que suba el nivel del agua.

Foto: Youtube
Foto: Youtube

Los hay que incluso imaginan un futuro en el que las inundaciones no sean eventuales, sino que sean muchas las ciudades que, como Venecia, tengan permanentemente un gran caudal de agua por sus calles. Para ello, plantean que las casas se construyan sobre estructuras impresas en 3D que resistan perfectamente la corriente y eviten que los inquilinos tengan que vivir en el agua.

Pero las inundaciones no son el único motivo para construir sobre el agua. También los hay que proponen estas medidas para así dar solución a los problemas de habitabilidad de barrios pobres que se encuentran junto a cuencas de ríos. Hablan de comercializar las estructuras en piezas, para que sean los propios ciudadanos los encargados de ensamblarlas y de este modo reducir todo lo posible los costes de mano de obra.

Esta es una de las premisas sobre la que se sustentan ciertas ideas arquitectónicas para solventar los problemas del futuro: abaratar los costes. Por esto mismo, son muchos los que sugieren construir en altura para así reducir el espacio terrestre que ocupan los edificios cuando el precio del suelo se haya disparado. Y para dar más versatilidad a estas construcciones, surgen proyectos como ‘Freespace’, de Nicholas DeBruyne y Ryan Cotterill: estructuras esqueléticas en las que los inquilinos instalen sus propias casas impresas en 3D. Es más, invitan a dar a cada residente una impresora para que así añada y quite estancias en función de sus necesidades.

Algunos arquitectos han ido más allá alternando esas mismas grandes estructuras con parques e incluso pequeñas granjas y zonas de cultivo, para que los residentes labren sus propios huertos pese a vivir en el centro de las ciudades.

Pensando en el planeta Tierra

Ese es precisamente otro de los principales propósitos que persiguen muchas de estas iniciativas: aprovechar la escasez de materiales de construcción para hacer uso de otros más respetuosos con el medioambiente. Hay arquitectos que plantean que los habitantes cultiven vegetales cuyas fibras se aprovechen para fabricar el material de construcción. Algo que puede ser muy útil al unirse con proyectos de viviendas en forma de cápsulas hechas con diferentes materiales, incluso bioplásticos que no perjudiquen al medioambiente.

Foto: Youtube
Foto: Youtube

Además, existen otras ideas que apuntan en esta misma dirección, como replicar la estructura de los árboles del bosque, en distintas capas, para así sacar más partido a los espacios urbanos y construir viviendas. Las casas estarían situadas encima de estas estructuras, de tal modo que no habría que renunciar a la vegetación en las ciudades.

Un mejor uso del espacio

Los arquitectos del presente también apuntan otra tendencia: aprovechar todo lo posible el espacio de las ciudades, como el espacio sobrante entre los distintos edificios. El planteamiento es añadir unidades fácilmente montables y desmontables en los huecos.

También existen algunas ideas algo más imaginativas y, al menos a día de hoy, menos realistas. Como los que proponen que, para evitar pérdidas humanas en catástrofes naturales como terremotos o tsunamis, cada vivienda esté equipada con un miniavión de evacuación. O aquellos que piensan e ciudades con ciudadanos viajando por todo el mundo, ya sea buscando distintos tipos de hogares o con sus propias casas, equipadas con globos aerostáticos para desplazarse.

En definitiva, son diversas y muy variadas las ideas que los arquitectos del presente ponen sobre la mesa para mejorar las ciudades del futuro. Solo el tiempo nos dirá cuáles consiguieron llegar a buen puerto y cuáles se quedaron por el camino. De lo único que estamos seguros es de que las intenciones son buenas y que la tecnología acabará jugando un papel clave, tanto en el diseño como en la realización de los proyectos del mañana.