Información sobre vivienda y economía

El boom del autoconsumo ahorrará en la factura de los hogares pero provocaría pérdidas millonarias al sector

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

En los próximos cinco años, casi 100 millones de hogares por todo el mundo tendrán placas solares en su tejado para autoconsumir su propia energía. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) advierte de que hace falta un cambio en la regulación actual de las tarifas para evitar pérdidas a empresas del sector de más de 50.000 millones de euros en los próximos cinco años.

La energía fotovoltaica que generan los paneles solares supondrá el 60% del crecimiento de la energía verde en los próximos cinco años. Y casi la mitad de ella se conseguirá a través de las pequeñas instalaciones en hogares, según el informe Renovales de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La principal razón de este empuje de la energía solar es que el coste de producir los paneles ya es más bajo que el precio que pagan los consumidores por el suministro eléctrico, ya se tanto para industrias como para los hogares. Según las previsiones de AIE, las instalaciones sobre las cubiertas de empresas e industrias coparán el 75% del mercado.

Un comercio podría ahorrarse pagar hasta el 35% de la factura con paneles solares, mientras que los costes de la instalación para los pequeños sistemas solares conseguirán reducirse entre un 15% y un 25% hasta 2024.

España, según las previsiones, la energía renovable espera crecer unos 5.000 MW al año en el próximo lustro, solo por detrás de Alemania. Las instalaciones distribuidas y de autoconsumo aumentarán hasta rozar los 1.000 MW en 2024, lejos aún de los grandes mercados como Australía, Bélgica o California.

Estas previsiones podrían fallar por la dificultad para encontrar financiación y por la incertidumbre sobre los precios eléctricos futuros, que tenderán a la baja según se vaya incrementando el peso de las renovables”, recalca la agencia.

Pero la AIE no solo habla de los beneplácitos del autoconsumo energético, también de los posibles problemas y pérdidas que pueden generar al sector energético actual, si no se regula de forma adecuada en el futuro. Mientras la recaudación de impuestos se reduciría ante la llegada del autoconsumo, los consumidores convencionales serían los mayores perjudicados con el sistema eléctrico actual, al tener que ‘asumir’ la parte que dejarán de pagar los autoconsumidores en la parte fija de la factura.

La AIE estima que con un nivel de autogeneración del 75% en 2024, las empresas de distribución perderían unos 14.000 millones de euros, y las comercializadoras, otros 25.000 millones. El Estado también se vería afectado también con unos 18.000 millones.

“Estos efectos negativos pueden desaparecer con un buen diseño de tarifas que mantenga el atractivo de la inversión, que garantice los ingresos y que reparta los costes fijos adecuadamente entre todos los consumidores”, concreta la entidad.