Información sobre vivienda y economía

El futuro de la vivienda pasa por aumentar la oferta y dar ayudas al alquiler

El acceso a la vivienda en España: diagnóstico y alternativas, organizado por la Fundación Alternativas

Expertos inmobiliarios han vuelto a desgranar lo que necesita el sector para mejorar el acceso a la vivienda y evitar el aumento de la exclusión social, apostando por la construcción de más casas en alquiler asequible y aumentando las ayudas a los hogares. Pero también mejorar la financiación a los promotores para que se decidan a levantar más edificios dedicados al arrendamiento como para que, por fin, la rehabilitación sea un motor del sector, durante las jornadas El acceso a la vivienda en España: diagnóstico y alternativas, organizado por la Fundación Alternativas

La situación de la vivienda en España sigue sufriendo problemas en un sector completamente cíclico. “El problema es el precio, la gran barrera de acceso a la vivienda. La querencia en el país es hacia la propiedad, pero las dificultades para acceder a la financiación empujan, sobre todo a los jóvenes, hacia el mercado del alquiler. Lo que ha supuesto un desequilibrio entre la demanda y la oferta de alquiler”, según Ángel Bergés, vicepresidente de AFI y representante de España en la European Banking Authority. “Y todo esto pese a que la vivienda en alquiler se ha duplicado en pocos años, de un millón a más de tres millones de casas en alquiler, y el peso de las viviendas de alquiler ha pasado del 11% a casi el 18% del parque estatal”.

El experto pone sus peros al control de los precios del alquiler. “Cuidado con controlar los precios, porque el mercado está dominado por los propietarios individuales, no por una mayoría de empresas, como en Alemania. El 80% de los activos de las familias son inmobiliarios, y más del 95% de las familias donde vive un jubilado tienen una vivienda, incluso una segunda vivienda. Las políticas laxas de tipos de interés que se han aplicado en los últimos años han inflado los precios de la vivienda, sobre todo del alquiler”, ha concretado.

Con un incremento de los precios del 32% entre 2014 y 2019, una subida de los alquileres del 42%, mientras la subida de los salarios en este periodo ha sido entre el 5%-6%, la tasa de esfuerzo para las familias es enorme, sobre todo para los arrendatarios.

“El principal responsable del auge de los precios del alquiler en España ha sido la disolución progresiva de las antiguas Viviendas de Protección Oficial (VPO) y su escasa reposición”, ha afirmado Julio Rodríguez, doctor en Ciencias Económicas, estadístico facultativo y miembro de Economistas Frente a la Crisis. “No es normal que no exista un parque público de alquiler”

Rodríguez ha destacado que desde hace 60 años se ha levantado en España más de siete millones de viviendas con algún régimen de protección, y que por la falta de control de las administraciones mucha gente ha vendido estas casas protegidas a precio de mercado, después de adquirirlas a precios más bajos, y vendiéndolas a personas que no necesitaban este tipo de viviendas protegida.

“La descentralización ha llegado demasiado lejos. Con la vivienda VPO, la clase media pudo acceder a una propiedad. Pero ahora, esa clase media se ha quedado fuera, que casi no puede acceder ni al mercado del alquiler que no sea protegido, asequible o social”, añade el experto

Para Carolina Roca, directora general en el Grupo Inmobiliario Roca y vicepresidenta de Asprima ese "mantra de intervenir el mercado libre ante la falta de vivienda no es lo lógico. Se puede intervenir el precio del mercado protegido. El problema pasa porque la política de vivienda pública ha desaparecido en los últimos años. Hasta el estallido de la crisis se cumplía el objetivo de levantar 75.000 VPO al año, dedicada en su mayoría a la propiedad, pero eso ha desaparecido y ha provocado la falta de vivienda social, y de acceso a muchas personas”.

Roca ha tratado de enfatizar que el 85% de la vivienda social la ha promovido lo privado, y que actualmente hay que mejorar que capacidad de gestión de las administraciones, y acabar con su encorsetamiento para ofrecer nuevos modelos de colaboración público-privados mirando hacia el alquiler.

“Las políticas de vivienda no tienen financiación pública, es muy escasa. Pero si el promotor privado no consigue rentabilidad, no va a entrar en hacer vivienda pública de alquiler, si no viene un fondo que le compra las casas que va a levantar para que ellos gestionen los pisos de alquiler”, ha puesto de ejemplo la experta, que ha pedido agilidad a las administraciones para cambiar las tipologías de vivienda que se levanten para alquiler, diferente al de la propiedad.

La apuesta por la rehabilitación llegó de la mano de Beatriz Corredor, actual presidenta de Red Eléctrica y ministra de Vivienda entre 2008 y 2010. Corredor ha pedido un cambio de paradigma radical al sector para que apueste por liderar el cambio que afronta la sociedad. Cambios en el modelo de ciudad, cambios en el estilo de vida de las personas, mayor accesibilidad y cambios tecnológicos, sin olvidar los problemas derivados del cambio climático. “Si no se implementa una política de vivienda social masiva, en 25 años tendremos una sociedad excluida, dramática y en la ley de la selva, con millones de personas excluidas y una elevada población marginada”.

“Cada vez más gente, sobre todo los menores de 30 años, no puede acceder a una vivienda digna, solo por sus medios. Los padres, y abuelos jubilados han sido la red social que ha reducido los efectos de la crisis, que no hayan ido a más”.

El sector financiero y promotor deben cambiar las formas de financiación y apostar por créditos verdes y nuevos créditos enfocados en la rehabilitación de edificios. Nuevas formas de financiación para que las comunidades de vecinos, con cada hogar con un salario diferente, pueda asumir la mejora total y efectiva de su vivienda.

“Los préstamos actuales necesitan nuevas modelos de préstamos adaptados a lo tipos de demanda de convivencia que existe como préstamos verdes, pero no saben cómo instrumentalizarlo y garantizar los créditos. El sector tiene que innovar en lo que no está inventado, en eficiencia energética, etc”.