Información sobre vivienda y economía

Los tipos de viviendas que podrían subir de precio en plena crisis del coronavirus

Autor: Redacción

El coronavirus va a provocar un descenso generalizado del precio de la vivienda, además de un freno importante en la firma de compraventas e hipotecas, y la recuperación plena se retrasa a 2022.

El consenso de expertos calcula que la caída del precio se situará entre el 6% y el 10%, aunque hay algunas tipologías de casas que podrían resistir la crisis que se avecina e incluso encarecerse. Eso es lo que sostiene Property Buyers by SomRIE, una red inmobiliaria de 'personal shoppers' con oficinas en España, Brasil, México y Argentina. En un informe, la compañía asegura que está recibiendo muchos contactos de inversores particulares y profesionales, interesados en aprovechar esta crisis para invertir en vivienda.

“La excesiva volatilidad de la bolsa, el convencimiento de que los tipos de interés se mantendrán en mínimos históricos durante los próximos años, y la previsión de una salida de esta crisis en forma de U que nos lleve a una recuperación económica en el plazo de uno a dos años, está llevando a muchos ahorradores o inversores a poner la lupa sobre el mercado inmobiliario”, afirma Enric Jiménez, socio fundador y CEO de la compañía. 

En su opinión, las que despiertan más interés son las casas que cuenten con terraza, jardín, balcón o buenas vistas, las que se sitúen en ciudades cercanas a las grandes capitales y todas aquellas que estén situadas en lugares 'prime'. Este tipo de vivienda, insiste la red de inmobiliarias, podría tener más demanda y una consecuente subida de precios en los próximos meses si no se produce un crecimiento de la oferta. Resumimos qué destaca en cada caso:

1. Viviendas con balcones, terrazas, buenas vistas o jardín. "Sin duda, una de las huellas que nos dejará el confinamiento es la necesidad de repensar nuestra vivienda como un espacio en el que realmente vivir. Hoy es mucho más difícil que antes de la pandemia vender un piso bajo o interior, y crece día a día la demanda de los compradores por aquellas viviendas con una buena conexión al exterior", detalla Jiménez.

2. Casas en las periferias de las ciudades o incluso en capitales de provincia distintas a donde se trabaja. Las preferencias de los compradores han cambiado por completo en seis semanas. Según el socio fundador de Property Buyers by SomRIE, "muchos clientes que nos habían encargado la búsqueda de una vivienda en el centro de la ciudad, han girado su interés hacia barrios bien comunicados de la periferia, e incluso se han interesado por viviendas en capitales de provincia más lejanas de su puesto de trabajo, en donde es posible de disfrutar de mucho más espacio por menos dinero del que pensaban gastar inicialmente”.

Y añade que la implantación del teletrabajo en muchas compañías puede animar a muchos profesionales a distanciar su vivienda de su puesto de trabajo, así como animar a muchos profesionales de otros países a instalarse en España a corto y medio plazo, gracias al factor llamada "del clima y el estilo de vida español”, puntualiza. De hecho, los datos de idealista muestran que la demanda de vivienda por parte de extranjeros ganó peso en el mercado en el primer mes de confinamiento.

3. Apartamentos muy bien ubicados. Tras el batacazo sufrido por la bolsa en estas últimas semanas, muchos pequeños inversores ya están buscan oportunidades de inversión en el sector inmobiliario. Se trata de un perfil de ahorrador que busca la seguridad y estabilidad que le pueden aportar las rentas por alquiler de un apartamento de 40 o 50 m2 bien ubicado.

“Creo que muchas viviendas oscuras o mal diseñadas tendrán muy difícil venderse en el corto y medio plazo. Estas viviendas, así como muchas propiedades de 'alto standing', pueden perder valor, pero existe un tipo de producto muy concreto que va a subir de precio impulsado por la mayor demanda”, concluye Jiménez.

Muchos expertos recomiendan estar atentos a las oportunidades de compra o venta que puedan surgir como consecuencia de la pandemia del covid-19, aunque otros aconsejan a esperar a que se defina el ajuste en el sector para tomar la decisión.