Información sobre vivienda y economía

Cómo hacer una barbacoa en tu casa de forma segura... a pesar del covid-19

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Una vez pasados los momenos más críticos del coronavirus, ya podemos recibir a gente en casa. Aunque, dependiendo de la geografía y de la aversión al riesgo de cada uno, varía el número de personas que pueden estar bajo un mismo techo.

Tras meses de confinamiento y con unas ganas relativas de salir a un restaurante, te has planteado recibir a algunos amigos y/o familiares para hacer una barbacoa en tu terraza.

Estupenda elección: porque, sin estar en la calle, estarás al aire libre, con lo cual, menor riesgo de transmisión del coronavirus que si os vieseis en un entorno cerrado. Además, no te estarás preguntando después si habrían desinfectado bien las mesas o los cubiertos, porque todo corre de tu cuenta.

Genial, abordemos el tema de la barbacoa en la era covid-19 y antes de darte unos consejos fundamentales sobre cómo utilizar la parrilla y gestionar las brasas, vamos con unos consejos de salud e higiénicos.

Aunque os veáis en la terraza, mantened el metro y medio de distancia entre los comensales: por ejemplo, si viene otro núcleo familiar a visitarte, unos a un lado de la mesa y los otros, al otro lado. Lógicamente, mascarilla y comer y beber es incompatible. Llegados a este punto, ¿qué haces con la mascarilla? ¿te la pones al cuello? Rotundamente, no: la experta en seguridad alimentaria Gemma del Caño comentaba recientemente en Twitter que hacer esto es un error, ya que la suciedad de la mascarilla se pasa al cuello y luego del cuello a la cara. ¿Solución? “Coger la mascarilla de las tiras y meterla en un sobre de papel”, explica. Cuando haya que volver a colocarla, siempre de las tiras. Con las manos limpias pasando debajo del grifo y con jabón tanto antes como después.

No está de más recordar que tus invitados deberán tener a su disposición geles hidroalcohólicos en la terraza. Y en el baño lo mejor es quitar la toalla del lavabo y poner un socorrido rollo de papel de cocina para el secado de manos.

¿Han quedado claras las medidas de higiene? Vayamos ahora con las cosas del comer, la barbacoa en sí misma. Una barbacoa puede parecer algo sencillo, pero tiene su enjundia porque normalmente, hay distintas carnes y cada una tiene su tiempo de cocinado óptimo: que no consiste en achicharrar la panceta y dejar crudos los chorizos.. Los expertos de Solobuey nos dan unos consejos bien útiles a este respecto:

  • Nada de volverse loco comprando: es verdad que quieres celebrar que tú y tus amigos estáis bien, pero no es cuestión de volverse locos comprando para que luego sobre de todo. En Solobuey recomiendan que calcules unos 150 gramos de carne por persona para los entrantes (chorizo, salchichas, etc) y en el plato principal, unos 200 gramos de carne magra. Por supuesto, en toda barbacoa debe haber verduras y ensaladas como guarnición.
  • Antes de ponerte manos a la obra, asegúrate de que la barbacoa está perfectamente limpia: “Lo ideal es limpiarla después de su uso, con la parrilla todavía caliente, echando abundante sal y frotándola con papel de periódico. Esto evita que la parrilla se impregne de olores. Si no lo hiciste la última vez, o llevas mucho tiempo sin usar la barbacoa, antes de ponerte a cocinar caliéntala unos 10 m para eliminar malos olores y grasa pegada del último uso”, comentan en Solobuey. Está claro que a ti, después de comer, te apetece estar de sobremesa con los amigos y familiares, pero si quieres tener la parrilla en buen estado, tienes que limpiarla en ese momento: y un truco para después de haber usado el papel de periódico, engrasa la parrilla con un poco de aceite de oliva y listo. Las barbacoas suelen venir con cepillo de limpieza de la parrilla, si no es el caso, te recomendamos uno de sorgo áspero o de fibras mixtas, nunca de metal, porque rayarías el revestimiento de la barbacoa. También viene muy bien utilizar solo una esponja mojada (como hemos dicho antes, no estropajo) en agua caliente y un poco de bicarbonato.
  • ¿Cómo saber si las brasas están bien para poner los alimentos? Gran cuestión: “Estarán listas cuando la llama desaparezca casi por completo y el calor se haya repartido de forma uniforme por toda la superficie. El momento ideal para empezar a cocinar es cuando las cenizas toman un color blanquecino, o el carbón un tono anaranjado rojizo. Es entonces cuando deberemos empezar a colocar los alimentos en la barbacoa”, comentan en Solobuey.

Y si ya quieres tener la fiesta/barbacoa perfecta, te recomendamos tener en cuenta unos consejos básicos para que el encuentro no acabe en problemas con el vecindario.