Información sobre vivienda y economía

Las inmobiliarias prevén una recuperación en el último tercio del año

El optimismo se instala en el sector del 'real estate' español

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash
Autor: Redacción

El optimismo se instala en el sector del ‘real estate’ español. Si bien las agencias inmobiliarias indican que el primer semestre ha estado fuertemente marcado por la incidencia de la pandemia en este sector, el 50% de las empresas encuestadas en el Barómetro “Influencia del Covid-19 en el sector inmobiliario”, elaborado por Quality Real Estate, perciben un panorama positivo a corto plazo.

Este optimismo se debe a factores como la inercia de la demanda contenida y la recuperación del mercado internacional. Incluso, muchas de las compañías esperan incrementar su facturación en un 20% con respecto a la primera mitad del año. De junio a septiembre de este año, las agencias prevén un incremento del 83% en venta inmobiliaria con respecto al trimestre anterior, así como un aumento del 147% en alquiler, y un 30% en firmas.

Sin embargo en el medio plazo, también son la mitad de las empresas que han respondido a la encuesta las que visualizan una realidad mucho más negativa, caracterizada por las mínimas demandas, la financiación económica pero restrictiva y el incremento del paro. El otro 50% restante opina que en el medio plazo la competencia se habrá reducido y los propietarios de viviendas estarán más dispuestos a vender en precio. Eso sí, todos coinciden en que el futuro del negocio va a estar marcado por un posible rebrote de la pandemia.

El estudio también hace balance de cómo ha influido la pandemia del Covid-19 en estas empresas, y su comportamiento durante los meses de confinamiento. La mayoría de los profesionales coinciden en que no había experimentado una situación de estas características, y es obvio que han visto reflejadas sus consecuencias en la disminución de las demandas o el número de captaciones; sin embargo, muchos de ellos están de acuerdo en que, a pesar de las dificultades que podía presentar el estado de alarma, han podido llevar a cabo operaciones anteriores e incluso cerrar nuevas, sin la necesidad de visitar físicamente al propietario.

Con relación al horizonte a largo plazo, casi el 100% de las encuestas muestran que la situación será positiva, y hablan ya de una recuperación de la actividad y la confianza, así como del incremento del número de ventas, y de un periodo de posible estabilidad y bonanza.