Información sobre vivienda y economía

El precio de la vivienda de segunda mano bajó un 9% antes del verano (y podría caer más)

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El precio de la vivienda de segunda mano está sufriendo el efecto de la crisis del coronavirus y, según los expertos, está abocado a caer en los próximos meses.

Un estudio de la red inmobiliaria Comprarcasa se suma a este escenario y cifra en un 9% el descenso medio del precio de la vivienda usada en los meses de mayo y junio, en plena desescalada.

Según los datos que maneja la compañía, con más de 150 agencias repartidas entre España y Portugal, en los meses previos al verano los potenciales compradores de vivienda propusieron descuentos de entre el 15% y el 20% a los propietarios interesados en vender un inmueble residencial, aunque tras las negociaciones entre las partes la rebaja media se quedó en torno al 9% respecto al precio publicado inicialmente.

Toni Expósito, director general de Comprarcasa, no descarta que la tendencia a la baja del precio de la vivienda se pronuncie más a la vuelta del verano, aunque esta posibilidad está enmarcada en un escenario muy concreto: para ver más descensos, la salida de la crisis provocada por el covid-19 tendría que retrasarse y las entidades financieras, no facilitar el acceso al crédito hipotecario.

De momento, la banca está aumentado las exigencias para conceder préstamos para la compra de vivienda, según aclara la red inmobiliaria. Un problema que se une a que las  valoraciones de los inmuebles cada vez son más ajustadas, derivadas de una recomendación que realizó el Banco de España a las tasadoras para poder analizar el mercado en plena pandemia y que, según los expertos, podría derivar en una expulsión del mercado hipotecario de los clientes con menos ahorros.

Según Expósito, “nos encontramos ante una visión muy conservadora de la vivienda. Un momento en el que están creciendo las exigencias de las entidades financieras a la hora de conceder hipotecas y, por otro lado, unas valoraciones o tasaciones cada vez más ajustadas, que dificultan enormemente el acceso a una vivienda o el salto de una a otra con mayores prestaciones”.

En su opinión, los precios podrían ajustarse más a partir de septiembre, aunque niega que la situación actual sea similar a la vivida tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. De hecho, son muchos los estudios que apuntan a que esta crisis no pone en entredicho los fundamentales del sector.

“Aunque el panorama para los próximos seis meses no parece muy halagüeño, la situación nada tiene que ver con el de la última crisis. El gran punto de inflexión está a la vuelta del verano, y si la situación económica no mejora de forma importante, la vivienda puede bajar entre un 3% y un 5% más”, explica el director general de Comprarcasa.

En su opinión, la principal diferencia con la anterior crisis es que actualmente no existe un gran stock de viviendas sin vender, que el nivel de endeudamiento de los hogares es más reducido y que tanto las familias como la banca están más preparadas para sobreponerse a las turbulencias económicas.

No obstante, puntualiza Expósito, “el temor a tanta incertidumbre puede llegar a hacernos terminar el ejercicio con una caída de las ventas cercana al 25% durante el presente ejercicio y que probablemente originará una bajada de precios, ante la reducción de la demanda”.