Información sobre vivienda y economía

En las viviendas españolas se produce una gotera cada 13 segundos y una rotura de ventana cada medio minuto

Gotera en una vivienda
Gotera en una vivienda
Autor: Redacción

Unespa, la asociación empresarial de las aseguradoras ha elaborado un informe sobre los percances atendidos por las compañías en 2019. En el estudio se refleja que las goteras y las roturas de cristales en los hogares de los españoles fueron los daños más habituales durante el pasado ejercicio. Los seguros tuvieron que atender una de estas incidencias cada 13 y 27 segundos, respectivamente. A nivel general, el seguro del hogar asumió en el año 2019 aproximadamente 7,4 millones de averías.

Las cifras muestran de una forma estructural que el daño por agua muestra un protagonismo estricto en el seguro del hogar. Es decir, la gotera es la reina de los percances en casa. Sólo en viviendas aseguradas, en el año 2019 se atendieron 2,5 millones de goteras. Una cada 13 segundos. Esto convierte a este percance en el más frecuente de la práctica del aseguramiento de la vivienda. El segundo percance más común, y por lo tanto probable, es el de rotura de cristales. En España se rompe una ventana o similar en un hogar asegurado para 27 segundos. 

Los daños por agua, además de ser los más frecuentes, son también los percances que más dinero demandan. En concreto, conllevan el pago diario de unos 2,3 millones de euros por parte del seguro. Cuando se estudia es el diferencial de probabilidad, se aprecia la destrucción de un mito. Usualmente la gotera se suele ligar, intuitivamente, al clima: goteras que se producen por una excesiva pluviosidad o, en casos, por los daños que causa a las cañerías el frío extremo. Los datos, sin embargo, no avalan esa idea. Los diferenciales de probabilidad son especialmente altos en un territorio muy poblado como Madrid pero, además, tienden a ser más elevados en el sur, con un mejor clima, que en el norte.

En segundo lugar por importe se encuentra un percance relativamente poco frecuente: el robo, con 680.000 euros. En tercer término aparecen los fenómenos atmosféricos, con una cifra muy similar.

Las viviendas madrileñas: una avería cada 24 segundos

Desde un punto de vista territorial, obviamente los percances se presentan en mayor medida en las zonas más pobladas. En el año 2019, concretamente, se estima que la provincia de Madrid fue donde hubo más percances: 1,3 millones, o lo que es lo mismo, uno cada 24 segundos. En este sentido, cabe resaltar que estas incidencias tuvieron un coste de un millón de euros diarios. Por su parte, en Barcelona se produjeron unos 818.000 percances. Es decir, uno cada 39 segundos con un coste de 950.000 euros diarios. Le siguieron Valencia, Alicante, Sevilla y Málaga.

De todos modos, resulta interesante poner en conexión los percances con el volumen estimado de viviendas aseguradas y observar las diferencias de probabilidad que se derivan. La relación de datos procesados sugiere que la probabilidad de percance tiende a ser mayor en el sur que en el norte del país y, muy particularmente, en el tercio suroeste. En el tercio noreste ocurre exactamente lo contrario. Cabe recordar que en el norte se producía un mayor nivel de aseguramiento, por lo que los datos vienen a sugerir que en la mitad septentrional de España funciona con mayor eficiencia la mutualización de riesgos en las viviendas.

El 75% del parque inmobiliario está asegurado

Con respecto al número viviendas aseguradas, España puede presumir de haber dado un salto cualitativo. De hecho, Unespa asegura que el seguro del hogar cubre a tres cuartas partes del parque inmobiliario español, mientras que hace 35 años sólo alcanzaba el 15% de todas las casas del país.

El elevado aseguramiento de la vivienda presenta, sin embargo, variaciones territoriales importantes. En términos generales, tiende a haber más aseguramiento en el norte que en el sur de España, lo cual probablemente tiene que ver con la mayor densidad de segundas residencias que hay en la mitad sur del país y con la existencia ahí de un clima más benigno. Asimismo, el aseguramiento de viviendas destaca, especialmente, en Madrid y en las tres provincias vascas. Por el contrario, Cuenca, las Canarias, Toledo y Almería son los territorios donde se aprecian tasas de aseguramiento más reducidas, bien que elevadas.

Los datos disponibles en el momento de redactar este informe permiten estimar que el seguro del hogar asumió en el año 2019 aproximadamente 7,4 millones de percances. Unos datos que, asimismo, sugieren que cada vivienda asegurada sufre, como media, un percance cada dos años y siete meses. Además, de las 19,6 millones de viviendas aseguradas que se estiman, 15,8 millones de ellas son residencias habituales, y 3,8 millones, en números redondos, son segundas residencias. Por su parte, la distribución es prácticamente la misma cuando se realiza por valor agregado estimado de los inmuebles. La razón es que los capitales asegurados medios de ambas categorías no están muy alejados: 132.000 euros en el caso de las viviendas principales, y 121.000 en el de las secundarias.