Información sobre vivienda y economía

Ocho pequeños árboles para plantar en tu jardín

Ten en cuenta el espacio, el clima, el tipo de hoja y si da o no frutos. Ante la duda, habla con un experto

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Tienes la inmensa suerte de tener tu propio jardín, pero está un poco desangelado y este año, sí o sí, quieres darle un buen lavado de cara para que no parezca un erial abandonado. Y te vamos a ayudar en esta tarea contándote cuáles son los mejores árboles pequeños que puedes plantar en tu jardín. 

Lo primero que debes hacer, si realmente lo que quieres es un rediseño de tu jardín, es hablar con un profesional. Él te podrá aconsejar mejor que nadie sobre las disposiciones del espacio, lo que necesitas y te hará “bajar a tierra” tus necesidades, porque a lo mejor te apetece un olmo pero no, no es factible. Dicho lo cual, hay varias cosas a tener en cuenta antes de liarte la manta a la cabeza:

  • Cuál es la dimensión de tu jardín: si el jardín o tu patio tienen límites que puedes ver desde tu ventana (o sea, que no es un latifundio, para que nos entendamos) debes tener muy claro qué plantas y sobre todo, cuáles no puedes tener para evitar alguna sorpresa con árboles demasiado grandes que acaban en territorio del vecino. Además, también tienes que tener en cuenta la altura de tu casa, o sea, el árbol que elijas debe tener un tamaño en concordancia con los límites arquitectónicos de tu casa.
  • Ten en cuenta el clima: otro aspecto vital. Aunque los árboles son resistentes, tienes que tener en cuenta tu climatología para hacer una buena elección.
  • La tierra: si hablamos de un pequeño árbol en una maceta, estamos hablando de una profundidad, como poco, de 80 cm, como mínimo. Ahora extrapola eso a un árbol grande: ten en cuenta que los árboles abarcan espacio y requieren de nutrientes.
  • ¿Hoja caduca u hoja perenne? Otra cosa que debes plantearte: quien tiene un jardín y lo quiere tener cuidado sabe que eso supone horas de trabajo. Ten esto en cuenta: un árbol de hoja caduca se deshace de su follaje y eso supone tener que quitar esas hojas. Valora este aspecto.
  • ¿Frutal o no frutal? Es otro aspecto que debes valorar, si solo quieres el verde y la sombra o te apetece recoger los frutos.

Y vistos estos aspectos vamos con una pequeña selección de árboles que puedes valorar para tu propio oasis particular:

  • Eriobotrya japónica (Níspero). Originario de Asia, alcanza entre los 6 y 8 metros de altura. En otoño se produce la floración y en primavera surgen los frutos. Necesita sol pero también puede crecer en sombra liviana. Requiere de suelos bien drenados. Es tu árbol si quieres dar un toque tropical a tu jardín.
  • Lagerstroemia indica (Crespón). Originario de China, Japón e India, puede llegar a los 6 metros, con un diámetro similar. Sus flores, preciosas, suelen aparecer en verano. Pueden ser rosa, lila, púrpuras o blancas. Requiere de sol pero no es exigente en cuanto a suelos. Tolera heladas, importante si vives en un sitio de inviernos duros. Idóneo si buscas un toque de color.
  • Robinia hispida (Acacia rosada). Originario de América del norte, es un árbol de hoja caduca que suele estar en floración en primavera y verano (flores rosas). Puede alcanzar los 3 y 5 metros, con un diámetro entre 1,5 y 3 metros. Necesita sol y suelos fértiles, bien drenados. Tolera el frío.
  • Punica granatum (Granado). No suele superar los 5 metros de altura. Florece entre abril y junio, es habitual verlo en zonas mediterráneas porque necesita temperaturas templadas. Hoja caduca, su tronco se va retorciendo a medida que crece.
  • Cercis siliquastrum (árbol de Judas). También se le conoce como árbol del amor. Es de hoja caduca y tiene un tronco que se retuerce a medida que crece. No resiste ambientes permanentemente fríos. Normalmente alcanza los 6 metros.
  • Naranjo: hojas perennes y bonito tronco recto. Exige mucha luz y también le gusta el agua. En recompensa, te dará naranjas.
  • Limonero: de la misma familia que el anterior. Hoja perenne, no suele llegar a los 6 metros. Requiere de agua y luz y de una tierra bien abonada. Es capaz de aguantar el frío pero no las heladas. Puede dar frutos todo el año dependiendo de la variedad.
  • Prunus dulcis (almendro). Una alegría para la vista por sus flores color rosado. No crece mucho, suele ser resistente y tiene una demanda de agua moderada. Eso sí: ten paciencia porque la maduración de las almendras es bastante lenta.