Información sobre vivienda y economía

La Ingobernable okupa un edificio de ‘Marco Aldany’ en el centro de Madrid

El colectivo La Ingobernable ha okupado, de nuevo, un edificio en el centro de Madrid

Wikimedia commons
Wikimedia commons

Más okupaciones en Madrid.  El colectivo La Ingobernable ha okupado, de nuevo, un edificio en el centro de Madrid en el que pretende instalar una Oficina de Derechos Sociales. El inmueble es propiedad de los hermanos Fernández Luengo que impulsaron la cadena de peluquerías Marco Aldany y se encuentra en el número 3 de la calle de la Cruz, a solo 350 metros de la Puerta del Sol y a 10 metros de la plaza de Canalejas. En el edificio se ubicaba el Hotel Cantábrico, que se encontraba en plena rehabilitación para ser ocupado por otro operador, tal y como ha explicado Alejandro Fernández a idealista/news.

“El edificio no estaba abandonado, estaba siendo rehabilitado por una cadena hotelera que iba a dar trabajo inmediato a más de un centenar de personas -explica Fernández-; y entraron rompiendo la puerta y las cámaras de seguridad, por lo que ellos ya sabían que se estaba llevando a cabo una actividad ahí dentro”.

Los Fernández Luengo también aseguran que “se les ofreció locales, dos en concreto, para que pudieran llevar a cabo su actividad, con la condición de que salieran ellos, sin intervención policial, y dijeron que no, por lo que ponemos en duda su interés social”.

El colectivo afirma que a partir de ahora se organizará a través de siete ejes de acción en defensa del derecho a la alimentación, el derecho a la protesta, la renta básica, la salud comunitaria, el transfeminismo y contra la precariedad laboral, la explotación y vulneración de los derechos laborales.

Según sostiene el directivo de Marco Aldany, “la okupación del edificio es peligroso, ya que tiene riesgo de desprendimiento porque estaba en plena rehabilitación”, creyendo que esta okupación pone en riesgo al barrio ya que “es una temeridad”.

Por ultimo, Fernández Luengo también asegura el riesgo que este tipo de okupaciones suponen para el tejido empresarial madrileño. “Yo estoy pagando la luz, los gastos derivados de su vandalismo y la hipoteca, y la gestora que iba a alquilar el edificio para operar el hotel no va a querer pagar el alquiler, obviamente -explica- luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando las empresas presentan ERE’s o concurso de acreedores”.

La trayectoria de La Ingobernable

La última vez que se vieron obligados a abandonar un edificio usurpado fue en abril del año pasado. Un mes antes habían tomado un inmueble de la calle de Alberto Bosch (en las inmediaciones del Paseo del Prado), catalogado como BIC y propiedad del Ministerio de Justicia.

El Gobierno les concedió de plazo hasta el 17 de abril para irse voluntariamente, pero se negaron. Anteriormente, se habían 'adueñado' de otro inmueble en la calle del Gobernador, del que los desalojaron en noviembre de 2019.