Información sobre vivienda y economía

Cómo conseguir que tu casa huela a limpio

Velas
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Te has ido el fin de semana o unos días de vacaciones y al volver a casa y abrir la puerta, casi te caes de espaldas: huele a muerto o casi.

Y no es que hayas dejado una bolsa de basura por bajar. Es que no huele bien, simplemente. ¿Esto se puede evitar? Definitivamente, sí y te vamos a explicar cómo conseguirlo. Aquí van unos trucos que te sirven para el día a día pero que además te garantizarán un buen olor en tu casa a tu vuelta de tus días de descanso.

  • Todos los días hay que ventilar, eso ya lo sabes, y por lo menos, una hora (si hablamos de la habitación donde has dormido). Así que recomendación mientras estás haciendo las maletas: ventila y si hay ventilación cruzada, mejor que mejor. Si alguien va a pasarse por tu casa en tu ausencia, bien para cuidar plantas o animales, dile que aproveche ese tiempo para ventilar los espacios.
  • Dale una buena limpieza al suelo antes de irte: limpia el suelo de las distintas habitaciones antes de marchar. El de parquet, con cera para la madera; el de cocina y baño con algún producto desinfectante que tenga el olor que más te guste.
  • Ojo con las fuentes de mal olor: no solo hablamos de la basura orgánica, que deberás haber dejado vacía y limpia antes de marchar. Nos referimos sobre todo a esos otros focos de mal olor como pueden ser la lavadora, el lavavajillas o el fregadero. El lavavajillas puedes hacer un lavado con vinagre y un poco de bicarbonato con la máquina vacía. Misma solución para la lavadora. El baño también puede ser una fuente de malos olores: si tienes problemas de humedad, puedes dejar un tazón con arroz que ayudará a absorberla.
  • Textiles: si tienes alfombras, prueba a espolvorear bicarbonato. Deja actuar toda la noche y aspira antes de irte.
  • Ambientadores: apuesta por ambientadores naturales, son infinitamente menos agresivos que los químicos y por supuesto, menos empalagosos. Las flores secas en las que impregnas aceites esenciales van muy bien. También la lavanda seca, las velas perfumadas, unos limones en la cocina, los jabones naturales. Puedes incluso preparar tu propio ambientador. Si te gustan los cítricos, un aroma muy fresco que se agradece en verano, prueba a mezclar cáscaras de cítricos con romero y menta. Necesitarás para esta mezcla 200 ml de agua y 250 ml de alcohol. Machaca las cáscaras de los cítricos y añade las hojas de las hierbas aromáticas. Vierte el contenido en un atomizador donde habrás puesto previamente el agua y el alcohol. Puedes utilizar esta mezcla en cortinas, ropa de cama, alfombras, toallas…