Información sobre vivienda y economía

Toca limpiar a fondo la casa: por dónde empezar y qué debes tener en cuenta

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Tu casa está en buen estado y haces un repaso más o menos cada semana, pero sabes que de vez en cuando es necesaria una limpieza a fondo.

Con el cambio de estación y la cercanía del calor toca hacer el cambio de armario y es un buen momento para darle un poco de brillo a tu hogar y tenerlo perfecto. Da pereza, lo sabemos, pero después estarás súper orgulloso de tu trabajo (y además, habrás quemado calorías). Todo ventajas.

Repasamos algunas claves de cómo hacer una limpieza profunda en casa esta primavera:

  • Abriendo ventanas: empezaremos con un gesto simple, ventilar y dejar las ventanas abiertas mientras limpiamos.
  • Hay muchos espacios y mobiliario de tu casa que puedes limpiar con productos naturales: por ejemplo, el bombo de la lavadora y el horno quedan perfectos con agua caliente y vinagre. Así que, en la medida de lo posible, elige este tipo de productos más naturales, como el vinagre, la sal, el limón, el bicarbonato, etc. Deja los productos químicos para las manchas más resistentes o las zonas con mayor suciedad.
  • Planificación: planifica la limpieza por zonas, empezando por aquellas que no limpias a diario. Arranca por las zonas más altas: las partes altas de los armarios, las partes superiores de las puertas, lámparas, la parte superior del aire acondicionado, etc. Así ese polvo acumulado caerá al suelo y luego podrás recogerlo.
  • Las paredes, esas grandes olvidadas: habitualmente no las limpiamos y si tienen gotelé te podemos asegurar que habrán acumulado polvo y suciedad. Diluye jabón en agua, empieza por la parte de abajo y ve subiendo: si van cayendo gotas es más fácil eliminarlas de una superficie que ya hayas limpiado.
  • Tampoco te olvides del techo y las lámparas: con los accesorios del aspirador o con un cepillo de mango largo donde hayas puesto previamente un paño limpio, es hora de ponerse con los techos. También, con las lámparas: con una bayeta quita el polvo acumulado. Y limpia también las bombillas.
  • Puertas como nuevas: les hacemos poco caso y se suelen manchar fácilmente, sobre todo si tienes niños en casa. Si tienen relieves, repásalas con un cepillo de dientes y después aclara con agua y seca con un paño.
  • Interruptores impolutos: estos sí que se acaban ensuciando, de hecho deberías darles una pasada al menos, cada 15 días. Primero límpialos con un paño húmedo que esté bien escurrido. Si queda alguna mancha, quítala con algodón mojado en alcohol. Si en el interior de los bordes hay suciedad, deberás quitar el embellecedor y limpiarlo bien (bastará ponerlo en agua con lavavajillas). Lo mejor es que quites la luz durante esta limpieza, para evitar sustos.
  • Cristales que dejan pasar la luz: ¿no tienes limpiacristales en casa? No pasa nada, te puedes hacer uno casero (recuerda lo que decíamos arriba de los productos naturales) que te dejará los cristales limpios como la patena. Es fácil: mezcla vinagre y agua y aplica este líquido con un pulverizador. También puedes optar por agua, un poco de lavavajillas y unas gotas de amoníaco, sin pasarse con este último. Después, seca con papel de periódico. No te olvides de repasar las persianas y los marcos de las ventanas que sí, también hay que limpiarlos y acumulan mucha suciedad, sobre todo, si tienen un radiador cerca.
  • Cortinas: puedes aprovechar para cambiar las de invierno y poner otras más frescas. Las que vayas a retirar, lávalas con un programa antiarrugas y cuélgalas húmedas, así te ahorrarás la plancha.
  • Sofás: por mucho que lo limpies cada semana, necesitará de una limpieza a fondo. Pasa el aspirador por el sofá utilizando el accesorio para tapicerías e insistiendo en reposabrazos y cabecero. Si lo tienes fácil, retira los asientos para aspirar también el armazón del sofá. ¿Cómo puedes quitar manchas secas? Prueba con amoníaco o espuma seca.