Información sobre vivienda y economía

Diseño y originalidad se unen en este pequeño quiosco a las puertas del Palacio de Buckingham

Luke Hayes|Mizzi Studio
Luke Hayes|Mizzi Studio
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Londres es una ciudad de contrastes. No hay más que dar un paseo por sus calles para comprobarlo: torres modernas y antiquísimos edificios; señores de aburrido traje gris y la más llamativa de las punkis, cosmopolitismo y un ferviente patriotismo; tranquilas y relajantes zonas verdes y el bullicio vertiginoso del más importante centro financiero del mundo.

Una pequeña muestra de este contraste lo encontramos ahora en unas nuevas, pequeñas y llamativas construcciones que se levantan en algunos de los puntos más emblemáticos de esta gran ciudad. Se trata de unos pequeños quioscos de café para la marca de café artesanal Colicci para lugares destacados en los parques reales de Londres, diseñados por Mizzi Studio.

Aunque muy similares, el diseño de cada una de las piezas se ha adaptado a la historia y los matices de su sitio respectivo para crear nuevas experiencias para los visitantes y hacer que una parada para refrescarse sea una parte integral de un viaje a través de los parques. En todos ellos, se han utilizado materiales de alta calidad, desde roble hasta cobre oxidado, cobre nuevo, acero inoxidable y latón. La forma curva, que se deriva de la forma de los árboles del parque, forma un pequeño dosel sobre las trampillas de servicio.

“Queríamos crear una serie de quioscos que no solo funcionaran como paradas en boxes para refrescos, sino como puntos de referencia audaces y orientadores, por lo que creamos diseños para una flota de esculturas funcionales en forma de árbol", explicó Mizzi.

"Su forma, materialidad y textura debían sentirse orgánicas, una extensión del propio ecosistema de los parques. Por esta razón, adquieren una forma bulbosa natural, con un dosel que se curva hacia arriba y hacia afuera como un árbol", concluyen.

Uno de ellos es un quiosco de café de bronce que se ha levantado, nada menos, que junto al Palacio de Buckingham, en el famoso parque St James, el más grande de los parques reales y que se ha convertido en uno de los grandes atractivos de la ciudad desde que se construyó en el siglo XVII. En este entorno, la sencillez del pequeño café, en el que cualquier londinense o turista puede parar a descansar unos minutos, contrasta con el lujo, la ceremoniosidad y la pompa del palacio que es la residencia oficial de la familia real británica.

El pequeño edificio está revestido de latón tubular y refleja los ornamentados metales preciosos que adornan el Queen Victoria Memorial de Sir Thomas Brock. Un elemenro que lo diferencia del resto de cafés diseminados por los parques en lo que se eligió la madera para favorecer la integración en la naturaleza de los parques. 

El enfoque holístico del diseño de Mizzi Studio también toma en consideración el uso del espacio, la eficiencia energética y aspectos prácticos como la eliminación de desechos. Una entrada trasera deja los lados del quiosco disponibles para características de servicio sutiles y eficientes que incluyen contenedores integrados y soportes para condimentos.