Información sobre vivienda y economía

Modular y de lujo: así es esta impresionante vivienda en la que la luz es la protagonista

Frank Harmon Architects
Frank Harmon Architects
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

“Le dije que la luz era muy importante, al igual que el acceso al exterior”, dice el propietario de la Sepi Residence, cuando relata cómo le planteó al arquitecto estadounidense Frank Harmon lo que quería para su casa. “Quería sentir que vivo al aire libre, con luz natural y vegetación que se siente como si estuviera entrando directamente en la casa”. Al escucharlo, se puso manos a la obra y logró el objetivo con una impresionante casa modular que superó todas las expectativas. Algo que no podía ser de otra manera para un profesional que durante toda su trayectoria ha estudiado y trabajado sobre conceptos sobre la luz natural, la fusión de estructuras y paisajes y la integración de volúmenes espaciales.

En esta vivienda, la luz se vierte en los espacios habitables de la casa, pero no a expensas de la privacidad. Debido a que la casa está en una colina, se pudo hacer que la sala de estar, el comedor y la cocina se orienten hacia el este, con grandes ventanas. Esta altura se contrapone a la acera de enfrente que está a 2,5 metros por debajo. De esa forma, se evita la indiscreción y se garantiza la intimidad en el interior. Esta se ve reforzada por el hecho de que los lados norte y sur de la residencia no tienen ventanas y son opacos.

“Pensamos que su casa debería ser espaciosa y estar protegida de su vecindario en evolución. Agrupamos los espacios habitables alrededor de un patio y una piscina. Alineamos la sala de estar, el comedor, la cocina y un porche con mosquitero para captar la brisa del suroeste del verano. Para proteger estos espacios de vida privados de la calle, plantamos tres setos paralelos. Los setos brindan privacidad del vecindario pero permiten que la familia disfrute de las vistas de los amaneceres”, señala el arquitecto.

La ubicación fue crucial para desarrollar el proyecto. De hecho, trabajó con la arquitecta paisajista Cynthia Rice. En esencia, lo que se logró fue eliminar la división entre los espacios interiores y exteriores, ya que Harmon utilizó pisos de madera de ipé para crear continuidad desde el porche con mosquitero, el patio y la plataforma que rodea el patio interior y la piscina.

En el eje opuesto, se instaló una sala de música, revestida con los mismos paneles de fibrocemento que la residencia principal, que contrasta muy bien con la madera contrachapada de roble blanco y aluminio de color zinc visto en otras partes del edificio.

Para los interiores, se contó con la colaboración de  la diseñadora de interiores Kay Jordan, quien ayudó a especificar los acabados de la casa y también insertó texturas interesantes, como baldosas redondas en el techo del baño principal. Para pulir el diseño de Harmon para la chimenea, Jordan agregó un revestimiento de cobre envejecido con una apariencia similar a la madera.

La diseñadora de interiores jugó con el uso del contraste en toda una sala de estar que ya estaba llena de líneas de luz y sombra. Aquí, insertó una obra brillante, combinando amarillo y blanco de Ellsworth Kelly en la extensión de una pared con paneles de roble blanco. Para resaltar el acabado negro mate de una pared, colgó una pintura exuberante pero minimalista del artista de Carolina del Norte, Peter Butler.