Información sobre vivienda y economía

El esplendor de la retaguardia costera

Alexander Vaughan, cofundador de Lucas Fox, avisa a los inversores más avispados: los crecimientos de Barcelona y Madrid se moderarán en los próximos meses y los mejores retornos están en localidades costeras secundarias.

Fuente: Museos de Málaga
Fuente: Museos de Málaga

Allá va un aviso para los inversores más avispados: los crecimientos de Barcelona y Madrid se moderarán en los próximos meses y, pese a no perder su estatus como puntos clave de inversión, los mejores retornos están en localidades costeras secundarias.

Esa retaguardia urbana sobre la que, ahora, se empiezan a conocer los aspectos más interesantes: alto nivel de vida, gastronomía, historia, buenos servicios y precios muy asequibles. Sobre todo, en aquellas áreas que todavía no han experimentado una recuperación importante y que, por tanto, aún generan excelentes oportunidades. Y por oportunidades, estoy hablando de retornos concebibles del 15%.

Sin duda, Girona se ha convertido, como ninguna otra, en modelo de localidad de enorme crecimiento de precios, que han aumentado del 20% situándose en más de 3 veces el promedio español. No es para menos.

Tanto la ciudad como su provincia se han convertido en una meca para un turismo de calidad amante de la alta gastronomía, la historia y el ciclismo. Su cercanía a Barcelona (tan sólo 40 minutos en AVE), el que tenga aeropuerto local, y el ‘feeling’ que se respira en la zona la convierten en una de las propuestas españolas más atractivas para inversores y compradores, con precios todavía muy alejados del mercado barcelonés.

Y, atención, al referirme a provincia no sólo hablo de la Costa Brava. Durante estos últimos años hemos observado un creciente interés por casas rústicas en las hermosas áreas del Empordà, Gironés y Pla de l'Estany.

Más allá de la Costa del Sol

Pero no es sólo Girona la localidad que destaca por atraer, como un imán, a inversores, nacionales e internacionales, en busca de buenos rendimientos.

Pensemos en Málaga. Durante décadas, fue vista por los visitantes internacionales simplemente como una puerta de entrada a Marbella y otros destinos populares de la Costa del Sol, pero Málaga está dando pasos agigantados en casi todos los sectores, desde la gastronomía y la arquitectura hasta el arte y la cultura, atrayendo a una buena cantidad de turismo internacional de alta calidad lo que, inevitablemente, repercute de forma positiva en el sector inmobiliario. Resultado: las cifras de transacciones inmobiliarias han crecido, ahí, en un 50% en los últimos cinco años.

Y Cádiz no se queda atrás. Nombrada recientemente como una de las ciudades de visita obligada para 2019 por el New York Times, ésta se ha posicionado como algo más que un interesantísimo destino turístico de calidad, y el alza en las transacciones de propiedades en la Costa de la Luz se empiezan a notar, con un aumento en las ventas de propiedades que hace que éstas hayan crecido en un 63% durante los últimos cinco años.

Alicante, en cabeza

Alicante lleva siete años encabezando la lista de provincias con una mayor proporción de compradores extranjeros, con una proporción de compradores en la provincia de fuera de España del 42%: casi cuatro veces mayor que la de la provincia de Valencia y la provincia de Barcelona, y casi siete veces mayor que la de la Comunidad de Madrid.

Todo esto es posible gracias a una combinación única de precios asequibles y una calidad de vida inigualable, lo que se traduce en un número, cada vez mayor, de transacciones de venta de viviendas por parte de compradores internacionales, ya sean éstos buscadores de segunda residencia, compradores que quieren retirarse ahí o inversores que piensan en buenos rendimientos a largo plazo.

Y es que, a nivel de mercado inmobiliario y coste de la vida, ningún otro punto de la costa mediterránea ofrece una relación calidad-precio como Alicante donde, además, no dejan de surgir nuevos espacios y proyectos que se suman a la riqueza arquitectónica, histórica y cultural local.

La retaguardia costera española, esas localidades secundarias que otrora ni figuraban en los mapas de los inversores, están viviendo su momento de máximo esplendor, creciendo en atracción, pero todavía con precios que permiten retornos altamente beneficiosos.

Fíjense bien y luego no digan que no les avisé.

¡Hola! Soy Alexander Vaughan, abogado británico y uno de los co-fundadores de la inmobiliaria de lujo Lucas Fox. Son tiempos interesantes para el sector inmobiliario español, con varios indicadores positivos, un importante nivel de demanda tanto nacional como internacional y la creciente importancia de España en el escenario de inversión global.